Asocial y antisocial a veces se usan indistintamente, pero no son sinónimos. Si bien ciertamente pueden superponerse de alguna manera, hay muchas diferencias entre ser asocial y ser antisocial.

La asocialidad se relaciona con preferir la falta de interacción social y actividades más solitarias, mientras que la antisocialidad se relaciona con el trastorno de personalidad antisocial, caracterizado por una falta de empatía y dificultades para mantener relaciones a largo plazo, así como un comportamiento explotador, desviado y criminal.

Pero ¿cuáles son las otras diferencias? Para obtener información sobre los rasgos asociales y antisociales, y cómo obtener ayuda, siga leyendo.

¿Qué significa ser social?

Los comportamientos asociales se relacionan con la ansiedad general de una persona o la falta de confianza en situaciones sociales. Como resultado, una persona que es asocial puede evitar tales entornos, lo que a menudo apunta hacia la ansiedad social. Sin embargo, no tienen problemas para socializar con aquellos que ya conocen. Además, las personas asociales prefieren hacer las cosas solas, pero esta elección no debe confundirse con la introversión. Debido al temor de ser rechazado, también pueden limitar a quiénes incluyen en su círculo social, lo que puede verse exacerbado por un episodio depresivo y la falta de interés en los pasatiempos que alguna vez disfrutaron.

Señales de que alguien es asocial

Algunos de los principales rasgos asociales son los siguientes:

  • Preferencia por actividades solitarias y falta de motivación para socializar.
  • Retirarse de la sociedad.
  • Problemas o dificultad para mantener conversaciones.
  • Señales sociales faltantes.
  • Ansiedad o nerviosismo en entornos sociales.
  • Temiendo el juicio.

¿Qué significa ser antisocial?

Los comportamientos antisociales generalmente son inapropiados para el entorno en el que ocurren y, por lo general, surgen de malas experiencias de vida y depresión. Las personas antisociales pueden ser dañinas para sí mismas y para los demás debido a la falta de comprensión entre “lo correcto y lo incorrecto” o a una intención maliciosa. La conducta de estos individuos a veces puede estar relacionada con el trastorno de personalidad antisocial (ASPD).

Señales de que alguien es antisocial

En contraste, aquí están algunos de los principales rasgos antisociales:

  • Participar en conductas delictivas y hacer caso omiso de la ley.
  • Comportamiento de alto riesgo, impulsivo e irresponsable.
  • Comportamiento violento.
  • Engañando a otros.
  • Crueldad hacia los animales.
  • Robo.
  • Falta de remordimiento o consideración por los sentimientos de otras personas.

Las relaciones son a menudo un medio para lograr sus propios objetivos.

“Cuando usamos el término “antisocial” correctamente, generalmente nos referimos a alguien que sufre un trastorno de personalidad antisocial”, dice Elena Touroni, PhD, psicóloga consultora y cofundadora de The Chelsea Psychology Clinic.

“El comportamiento antisocial a menudo se manifiesta como un patrón de acciones repetidas que ignoran los derechos y el bienestar de los demás”, agrega Smriti Joshi, psicóloga principal de Wysa.

Diferencias entre asocial y antisocial

La mayor diferencia entre las personas asociales y antisociales, en opinión de Joshi, es que los comportamientos asociales podrían derivarse de la ansiedad social, y la falta de interacción social se convierte en una especie de zona de confort; las personas asociales pueden necesitar más apoyo.

Con respecto a las personas asociales, explica: “No ignoran las necesidades y los derechos de otras personas, cumplen con las normas sociales y los códigos de conducta, y es posible que no utilicen las relaciones como un medio para sus propios objetivos egoístas”.

Rasgo de personalidad vs. desorden de personalidad

Una diferencia importante entre los rasgos asociales y antisociales es que uno se relaciona con un trastorno de personalidad grave y el otro no. Hay una amplia variedad de rasgos de personalidad que pueden parecerse a los asociados con un trastorno de personalidad. Sin embargo, mostrar estas características no implica necesariamente que alguien tenga un trastorno. Un trastorno de la personalidad se diagnostica cuando los patrones de conductas desviadas afectan la capacidad de una persona para completar las actividades diarias normales.

Los rasgos, como la asocialidad, son componentes básicos que ayudan a dar forma a la identidad de alguien y varían según el contexto social en el que se encuentren las personas. Como humanos, tenemos la capacidad de manejar muchas emociones, pensamientos y comportamientos, todos los cuales contribuyen a la personalidad.

Rasgo de personalidad vs desorden de la personalidad asocial vs antisocial cual es la diferencia

Motivación para las acciones

La motivación detrás del comportamiento asocial incluye una indiferencia general o una preferencia personal para limitar la participación en la sociedad. Tener comportamientos asociales es un rasgo de personalidad, lo que significa que estos individuos simplemente tienden a carecer de interés en socializar. Por el contrario, las personas con conductas antisociales suelen estar relacionadas con el trastorno de personalidad antisocial. Las personas antisociales se ven impulsadas a actuar en contra de las normas sociales, contribuyendo al daño de los demás y disfrutando de las consecuencias de sus malas conductas.

Trato de los demás

Las personas asociales tienden a tratar bien a los demás o simplemente tratan de evitarlos. Debido a su deseo de evitar y la exposición limitada a los entornos sociales, es poco probable que causen daño a otros. Por otro lado, aquellos con comportamientos antisociales lastiman deliberadamente a otros sin remordimiento.

Las personas asociales prefieren la soledad

Joshi continúa explicando que las personas asociales pueden elegir la soledad y el tiempo a solas en lugar de situaciones sociales. No significa que tengan aversión hacia los demás, o que no les guste pasar tiempo con la gente necesariamente, sino que simplemente prefieren estar más solos.

Ella continúa: “Las personas asociales prefieren la soledad porque se sienten más cómodas y tranquilas en su propia compañía”.

En este E-book te voy a enseñar a cambiar tus comportamientos que te bloquean y no te dejan tener una paz y comunicación con los demás, en la vida los seres humanos tenemos determinados comportamientos que nos hacen llevar una buena relación con los demás y con uno mismo, pero por otro lado hay unos comportamientos que nos van destruyendo poco a poco, los aprendimos en la familia, en el trabajo, cada uno tenía un ambiente en el cual creció que determinó su manera de comportarse, pero hay comportamientos que ofenden a los demás, que hacen mal a las personas, por esta razón he escrito acerca de los comportamientos destructivos.

El comportamiento antisocial a menudo puede estar arraigado en el egoísmo

En comparación, la preferencia de una persona antisocial por la soledad podría ser “impulsada por un desprecio por los sentimientos y derechos de los demás y por ‘usar’ sus limitadas interacciones sociales selectivas como medio para lograr sus propios objetivos egoístas”.

Además, antisocial a menudo se usa para describir a alguien con trastorno de personalidad antisocial: es un diagnóstico clínico.

Comportamiento asocial

  • Puede provenir de la ansiedad social.
  • Prefiero estar solo porque se siente más cómodo.
  • Puede ser tímido o introvertido
  • Podría mantener relaciones a largo plazo.

Comportamiento antisocial

  • Puede provenir de un deseo de rechazar a los demás.
  • Prefieren estar solos porque les ayuda a lograr sus propias metas.
  • Puede tener un trastorno de personalidad antisocial.
  • Lucha por mantener relaciones a largo plazo.

Similitudes entre el comportamiento asocial y antisocial

A pesar de que existen claras diferencias entre los comportamientos asociales y antisociales, también existen algunas similitudes.

“La superposición entre individuos asociales y antisociales radica en la inclinación común hacia la interacción social limitada o el desapego”, explica Joshi. La diferencia está en sus motivaciones y su impacto en los demás. Como se mencionó anteriormente, las personas asociales prefieren estar solas porque se sienten más cómoda, mientras que las personas antisociales pueden preferir estar solas porque ignoran los sentimientos de los demás, o porque les ayudará a lograr sus propios objetivos.

En otras palabras, las personas asociales y antisociales pueden disfrutar de estar solas o ser percibidas como tímidas o no dispuestas a interactuar con los demás o ser sociables, pero este deseo de soledad proviene de diferentes lugares dependiendo de si son asociales o antisociales.

Ejemplos de comportamiento asocial y antisocial

Aquí hay algunos ejemplos de la vida real de comportamiento asocial y antisocial:

Ejemplos de comportamiento asocial y antisocial

Ser invitado a una salida

si se invita a una persona asocial a socializar con sus colegas fuera del trabajo, es posible que dude en aceptar la invitación debido a la falta de deseo de entablar amistad con sus compañeros de trabajo o verlos fuera del lugar de trabajo. Una persona antisocial puede oponerse a la idea de socializar fuera del trabajo, sin importarle si ofende o molesta a alguien en el trabajo al rechazar la invitación.

Estar en una relación

si la pareja de una persona asocial los invita a una fiesta, es posible que rechacen la invitación porque no les gusta socializar en grupos grandes y prefieren el tiempo a solas en casa con su pareja; esto podría ser arraigado en la ansiedad social. Alguien que es antisocial puede hacer que su pareja se sienta culpable por ir a la fiesta, o irá a la fiesta, pero será hostil con los demás allí.

¿Puede la terapia ayudar con los comportamientos antisociales y asociales?

Cualquier tipo de médico de salud mental puede facilitar la terapia para comportamientos asociales o antisociales. Si sus comportamientos lo afectan a usted, a su vida y/o a sus relaciones de manera negativa, es hora de trabajar con un terapeuta. La terapia ayuda a las personas asociales o antisociales a trabajar para comprender el impulso personal de sus comportamientos y cómo estos pueden beneficiarlos. Si tiene una relación romántica, considere buscar apoyo profesional si se identifica un problema. Puede ser un desafío hablar con su pareja, por lo que es importante buscar terapia individual o de pareja, según sus problemas.

Dada la naturaleza emocionalmente volátil y potencialmente abusiva de los comportamientos antisociales, busque ayuda de inmediato si siente que usted o un ser querido están en peligro. Sin embargo, comenzar la terapia puede ser más desafiante para aquellos con comportamientos antisociales debido a su motivación para no cumplir con lo que es “correcto”. A través del tratamiento, las personas con comportamientos asociales pueden desarrollar formas de comunicarse y controlar su ansiedad en situaciones sociales.

Una excelente manera de encontrar al terapeuta adecuado es buscar en un directorio de terapeutas en línea. Asegúrese de leer las reseñas y ver las biografías de los médicos para comprender el alcance de su práctica y tener una idea de si su experiencia se adapta a su situación. Muchos terapeutas ofrecen una consulta telefónica gratuita para ayudarlo a determinar si encajarán bien. Otra forma de ubicar a un especialista es por referencia, que puede provenir de un médico o un ser querido de confianza. Consultar a su médico es una excelente manera de mantenerlo informado sobre cualquier trauma experimentado o tratamiento para el ASPD en el que pueda estar involucrado.

Tratamiento para el comportamiento asocial

Existe ayuda y apoyo para el comportamiento asocial. A menudo puede desencadenarse por ansiedad, baja autoestima o falta de confianza, o puede, a su vez, desencadenar ansiedad social porque la persona está acostumbrada a la falta de interacciones sociales.

Joshi sugiere tres formas de obtener ayuda: obtener una evaluación profesional, encontrar apoyo profesional de salud mental y unirse a un grupo de apoyo o recibir capacitación en habilidades sociales.

“En algunos casos, el comportamiento asocial puede ser indicativo de una afección de salud mental subyacente, como el trastorno de ansiedad social o la depresión, y el comportamiento asocial resultante podría causar una angustia significativa o afectar el funcionamiento diario, puede ser útil consultar a un profesional de salud mental para obtener una evaluación integral y recomendaciones de tratamiento apropiadas”, dice ella.

Ella recomienda la terapia para llegar al fondo de los problemas subyacentes, explorar las posibles razones del comportamiento asocial y proponer estrategias para desarrollar habilidades sociales y de comunicación.

En cuanto a los grupos de apoyo, Joshi explica que pueden ayudar a “ofrecer oportunidades para practicar habilidades sociales, recibir comentarios y conectarse con otras personas que pueden tener experiencias u objetivos similares”.

Tratamiento para el comportamiento asocial

Tratamiento para el comportamiento antisocial

Pero ¿qué pasa con el comportamiento antisocial? “Aquellos con trastorno de personalidad antisocial se beneficiarían de la terapia psicológica”, dice el Dr. Touroni, “pero por lo general, no buscarán ayuda porque no creen que haya nada malo en su comportamiento. Tienden a recibir ayuda solo en un entorno forense cuando han cometido un delito”.

Sin embargo, cuando las personas muestran signos de comportamiento antisocial, particularmente en la adolescencia, el afecto de los padres, la comunicación y el control del comportamiento pueden tener un efecto positivo, tal vez reduciendo el riesgo de que estos comportamientos antisociales permanezcan en la edad adulta.

Afrontamiento y manejo

Las situaciones sociales no siempre son fáciles, tengas o no rasgos asociales o antisociales. Sin embargo, hay cosas que puede hacer para ayudarlo a controlarlos.

Puede decidir hacer cambios en su estilo de vida para ayudarlo a manejar mejor las situaciones sociales a largo plazo.

Encuentre un equilibrio entre socializar y pasar tiempo a solas estableciendo límites y exponiéndose gradualmente a situaciones sociales si tiene ansiedad a su alrededor. Esto también se relaciona con el cuidado personal. Esto podría implicar algo como:

  • Consciencia.
  • Meditación.
  • Yoga.
  • Ir al gimnasio.
  • Salir a correr.
  • Comiendo sano.
  • Dormir lo suficiente.

Escribir en un diario y usar herramientas de salud mental como Wysa también puede ayudar, haciéndolo más consciente de sí mismo en términos de los factores que causan el comportamiento; puede ayudarlo a decidir si necesita buscar apoyo externo. Joshi dice: “Rodearse de influencias positivas y de apoyo. Busque personas que puedan brindar orientación, aliento y responsabilidad a lo largo del proceso de cambio”.

error: El contenido está protegido