La confianza es una parte importante del amor propio y de amarte a ti mismo. Cuando su confianza es baja, puede ser difícil avanzar y sentirse bien con quien es. Sin embargo, hay pasos que puedes tomar para aumentar tu autoestima y amarte más a ti mismo.

Se ha convertido en un lugar común proclamar que amar verdaderamente a otro depende de amarse primero a uno mismo. Pero ¿qué tan justificada está esta máxima? ¿Está respaldado por la ciencia o la investigación académica? ¿O es poco más que sabiduría popular, o tal vez pseudo-sabiduría? He tratado de rastrear cualquier estudio autorizado sobre este tema tan intrigante… y llegar a nada.

Podría estar equivocado aquí, pero siempre me ha parecido uno de esos aforismos que se aceptan como válidos principalmente porque suenan válidos. Y la perogrullada exuda un tono de autocompasión sabia y amorosa. Parece completamente razonable que no podamos conocer realmente el amor hasta que lo experimentemos desde adentro, por nosotros mismos. Pero ¿podría todo esto de alguna manera estar planteando la pregunta?

Dada mi función profesional como psicóloga durante los últimos 30 años, he llegado, empíricamente, a una conclusión bastante diferente sobre el amor propio. Para mí, es extremadamente improbable que sin la capacidad de amarse a uno mismo una persona pueda ser feliz. Es decir, lo que es necesario y suficiente, no para amar a otro sino para un estado de satisfacción y bienestar interior, es un sano amor propio y aceptación. Porque tiene sentido que, si no estás en muy buenos términos contigo mismo, no serás feliz con la vida en general.

No puedes saltar de la insuficiencia al amor propio en un instante

En un período difícil de mi vida, hablé con un terapeuta. Me dijo, como muchos antes que ella, que me concentrara en amarme a mí mismo en esos momentos oscuros. Cuando le pregunté si ella misma era capaz de dar este brillante consejo, su respuesta fue: “Oh, ya sé, en realidad es muy difícil”.

Algo puede sonar bien en teoría, pero si no es posible ponerlo en práctica, no hará ninguna diferencia. Necesitaba algunos consejos más concretos que pudiera usar en mi vida diaria.

Durante años, tuve la impresión de que amarse a uno mismo significaba amarse a uno mismo en todas las circunstancias, sin importar nada. En tiempos de felicidad, éxito, satisfacción, gratitud y alegría, así como en momentos de oscuridad, fracaso, miseria, dolor y sentimientos de indignidad.

Más tarde me di cuenta de que el paso que me pedían en esos momentos era demasiado alto. Comprendí que no puedes pasar de sentirte enojado, herido o inadecuado a amarte a ti mismo en un instante. Eso es como pedirle a alguien que camine una larga escalera en un paso gigante. Es casi imposible

Según mi experiencia, tratar de saltar demasiado lejos y demasiado rápido significa prepararse para el fracaso. ¿Y a qué conduce esto? Sí, aún más frustración, ira y sentimientos de insuficiencia.

No me malinterpreten, es genial practicar el amor propio y decirnos a nosotros mismos “te amo”. Pero esto solo puede resonar cuando te encuentras en un lugar en el que te sientes bien.

Cuando traté de ir demasiado lejos en la escala del amor en momentos de estrés, desesperación y frustración, mi mente me dijo: “¿De qué diablos estás hablando?” En lugar de dejar que esas palabras penetren, mi mente me ha dado una larga lista de razones por las que no me amo en ese momento.

¿Y sabes qué? Me he dado cuenta de que está perfectamente bien. Porque es difícil tener pensamientos más allá de lo que sentimos en un momento dado cuando esa emoción es abrumadora. Si estás enojado, accedes a pensamientos de enojo. Si te sientes inseguro, llegas a pensamientos relacionados con la inseguridad. Si te sientes esperanzado, tienes pensamientos relacionados con la esperanza.

Mi punto es este: tenemos que ir paso a paso. No podemos esperar que sintamos amor propio, autoapreciación y autorrespeto cuando ni siquiera estamos cerca de sentir estas cosas. En cambio, debemos dar el siguiente paso lógico que nos ayudará a sentirnos mejor con nosotros mismos. Entonces, desde ese lugar, podemos dar otro paso en la dirección correcta.

Tips para despertar amor en ti mismo cuando confias poco en ti

Cuando eras preadolescente, ¿alguna vez usaste una margarita para predecir si le gustabas a un chico? Mientras arrancabas un pétalo dijiste: “Él me ama”. Luego, para el próximo pétalo, “Él no me ama”.

Un poco dulce pero tonto, ¿no?

Mirando hacia atrás, creo que nos hubiera servido mejor centrarnos en si “me amo o no me amo”. Esa es la verdadera base de cómo vivimos nuestras vidas. Y a menudo es algo que no hacemos del todo bien debido a lo que la vida nos depara. A continuación, hay consejos sobre cómo amarte a ti mismo cuando tu confianza es baja.

No te compares con los demás

La comparación es uno de los mayores enemigos del amor propio. Cuando nos comparamos con los demás, es fácil desanimarse y comenzar a creer que lo mejor de nosotros no es suficiente. En su lugar, concéntrese en su propio viaje y celebre sus éxitos sin preocuparse por cómo se comparan con los logros de otra persona.

Recuerde que todos tienen su propia historia y experiencias de vida únicas, así que trate de no poner demasiado énfasis en lo que hacen otras personas.

Establecer límites

Los límites nos ayudan a mantener el control de nuestras emociones y comportamiento mientras mostramos respeto por nosotros mismos y por los demás. Esto es especialmente importante cuando se trata de personas que no tienen en mente nuestros mejores intereses.

Si una situación o persona en particular te hace sentir incómodo, sé asertivo y hazles saber qué comportamiento es aceptable y cuál no. Establecer límites saludables también ayudará a proteger tu energía, permitiéndote guardarla para cosas que te hagan verdaderamente feliz.

Practica la neutralidad del cuerpo

Vivimos en una cultura que pone mucho énfasis en la apariencia física y es fácil caer en la trampa de juzgar constantemente nuestro cuerpo. En su lugar, practique la neutralidad corporal, lo que significa ver su cuerpo como un instrumento que se debe cuidar en lugar de algo que se debe juzgar o criticar.2

Tómese el tiempo para apreciar su cuerpo por todas sus increíbles habilidades y talentos en lugar de concentrarse en los defectos o imperfecciones percibidos. Esto te ayudará a desarrollar sentimientos más positivos sobre ti mismo y tu forma física.

Practica el trabajo del niño interior

Llevamos nuestras experiencias de la infancia con nosotros a lo largo de nuestras vidas y, a veces, estas pueden afectar cómo nos sentimos con nosotros mismos hoy.3 El trabajo del niño interior es una forma de autoexploración que ayuda a sacar a la superficie problemas no resueltos del pasado para sanarlos. .

Esto podría implicar hablar en voz alta con su niño interior, escribirse cartas a sí mismo o participar en ejercicios como la terapia de juego o la visualización creativa. Resolver cualquier emoción negativa relacionada con su infancia puede ayudarlo a desarrollar más confianza y amor propio en el presente.

Practica el trabajo del niño interior amarte a ti mismo cuanto tu confianza esta baja

Perdónate

Recuerda que los errores son parte de la vida. Todos los hacemos y todos necesitamos perdonarnos a nosotros mismos para seguir adelante y crecer. En lugar de regañarte por los fracasos del pasado, concéntrate en lo que puedes aprender de la experiencia y cómo puede ayudarte a ser mejor en el futuro. Deja de lado cualquier culpa o vergüenza que puedas sentir y deja espacio para la autocompasión, la comprensión y el amor.

Sea paciente con usted mismo

El amor propio no es algo que sucede de la noche a la mañana. Se necesita tiempo para construir, y es importante ser paciente con uno mismo a medida que avanza en el proceso. Date gracia cuando las cosas no salgan según lo planeado y recuerda que eres digno de amor, incluso si no es fácil al principio.

Por encima de todo, crea en usted mismo y en su capacidad para crear un cambio significativo en su vida. Practique afirmaciones positivas que le recuerden su valor y potencial.

No esperes que los demás te hagan feliz

Es cierto que las relaciones con otras personas pueden ser increíblemente gratificantes, pero es importante recordar que no necesitamos a nadie más para ser felices. Cuando aprenda a amarse a sí mismo incondicionalmente y encuentre satisfacción en su interior, ya no dependerá de la validación o aprobación externa

Asegúrese de que cualquier relación que tenga en su vida se base en el respeto mutuo y el amor incondicional en lugar de la codependencia o la unilateralidad.

No base su valor en las opiniones de los demás sobre usted

Es fácil quedar atrapado en las opiniones de otras personas, pero es importante recordar que sus pensamientos y sentimientos acerca de ti no definen tu valor. Todos tienen diferentes valores, creencias y perspectivas, así que trate de no tomar lo que dicen de manera demasiado personal.

Al final del día, solo tú te conoces mejor y tienes el poder de decidir cómo quieres vivir tu vida.

No base su valor en las opiniones de los demas sobre usted amarte a ti mismo cuando tu confianza esta baja

Lidiar con la opresión/estigma

Si te sientes abrumado por las dudas o la inseguridad debido a la opresión sistémica, es importante encontrar formas de lidiar con el estigma. Esto podría significar conectarse con otras personas que comparten experiencias similares, educarse sobre sus derechos como miembro de un grupo marginado y abogar por el cambio en la comunidad.

Recuerda que eres capaz de superar cualquier obstáculo que se te presente en el camino y tienes la fuerza para progresar sin importar la situación a la que te enfrentes.

Identifique sus fortalezas

Cuando su confianza en sí mismo es baja, es fácil que las cosas buenas sobre usted se minimicen. Puede pasar por alto sus fortalezas y concentrarse en sus debilidades. Por lo tanto, es esencial reflexionar sobre tus habilidades, talentos y logros.

Anótelos y concéntrese en lo que sobresale. Se sorprenderá de todo lo que tiene para ofrecer. Asegúrate de celebrarte a ti mismo y no seas tímido para elogiar tus logros. Con el tiempo, esto lo inspirará a asumir nuevos desafíos y aumentará su confianza en sí mismo.

Practique el diálogo interno positivo

La forma en que te hablas a ti mismo tiene un impacto significativo en tu nivel de confianza en ti mismo. Por lo tanto, es esencial dominar el arte del diálogo interno positivo. Significa reemplazar el diálogo interno negativo y contraproducente con declaraciones afirmativas.

Cada mañana, al comenzar el día, internaliza las cosas buenas de ti mismo y recuerda que eres importante. También puedes crear afirmaciones positivas, que son declaraciones de autoafirmación para ayudarte a creer en tus habilidades. Por ejemplo, podrías decir algo como “Hoy, puedo manejar cualquier cosa que se me presente porque soy capaz y lo merezco”.

Practica la autocompasión

La autocompasión es mostrar amabilidad y preocupación por uno mismo cuando las cosas no van bien. Michelle Landeros, terapeuta matrimonial y familiar licenciada en Therapist Pages da el siguiente consejo a los clientes: “Recuérdese que no es el único que se siente inadecuado o indigno. Todo el mundo tiene momentos de inseguridad y dudas, y la falta de confianza no te hacen menos capaz o valioso”.

Practica la autocompasion amarte a ti mismo cuando tu confianza esta baja

Se creativo

“Encuentre una salida creativa para la autoexpresión”, señala Joni Ogle, LCSW, CSAT de Heights Treatment. “Participar en actividades que permitan la creatividad, como escribir, dibujar, alfarería, pintar, música o fotografía, puede ayudar a expresarse y facilitar el autodescubrimiento”, explica. “Además de que las actividades creativas son una gran distracción de los pensamientos y sentimientos negativos, también pueden ser una forma de conectarte contigo mismo y con otras personas con el mismo interés de una manera significativa y productiva.

Acepta tus defectos

Nadie es perfecto, y eso es lo primero que debes aceptar. Los defectos no se pueden borrar; son parte de lo que te hace único. En lugar de avergonzarte de ellos, abrázalos. Reconocer que la presión que la sociedad nos impone para que seamos perfectos es injusta y poco realista.

Si no acepta sus defectos, es fácil dejar que se apoderen de ellos y afecten su confianza. Comprender que nadie puede llevar la carga de la perfección te ayudará a aceptarte a ti mismo y esto te ayudará a amarte por lo que eres

Practica la gratitud

La gratitud es una práctica poderosa que puede cambiar tu enfoque de tus debilidades a tus bendiciones. Tómese el tiempo cada día para escribir algunas cosas por las que está agradecido en su vida, como su salud, sus relaciones, sus logros o simplemente la belleza de la naturaleza.

Esta sencilla práctica puede ayudarte a cultivar una mentalidad más positiva y un sentido más profundo de aprecio por todo lo que tienes.

Rodéate de positividad

Rodearte de personas positivas que te apoyen y animen es crucial para construir tu amor propio y confianza. Busque relaciones que lo hagan sentir bien consigo mismo y evite aquellas que lo depriman o lo hagan sentir negativo. Del mismo modo, intente llenar sus feeds de redes sociales y sus comentarios diarios con mensajes positivos, citas y afirmaciones que le recuerden su valor y potencial.

Rodeate de positividad amarte a ti mismo cuando tu confianza esta baja

Desafía tu diálogo interno negativo

Cuando nos sentimos bajos de confianza, nuestro crítico interno puede volverse más ruidoso y persistente. Es posible que escuchemos pensamientos negativos como “No soy lo suficientemente bueno” o “Soy un fracaso” de forma regular. Sin embargo, es importante desafiar estos pensamientos y preguntarnos si realmente son ciertos.

“Hacer un seguimiento de todos los pensamientos negativos que tiene sobre usted mismo a través de un diario, por ejemplo, puede ayudar a corregir el diálogo interno negativo”, señala Jenae Stainer, LCSW de Bespoke Treatment. “Esto te ayuda a tener una mejor conciencia de lo que te dices a ti mismo y cómo tu autoevaluación está afectando negativamente tu autoimagen y tu salud mental en general. Una vez que haya una documentación clara del diálogo interno negativo, puedes comenzar a desafiar esas declaraciones cínicas. con un lenguaje positivo que enfatice tus fortalezas y logros”.

Ver a un terapeuta

A veces, las prácticas de cuidado personal y las afirmaciones positivas no son suficientes para resolver problemas más profundos de baja confianza en uno mismo. Aquí es donde la terapia puede ser increíblemente útil. Un terapeuta con licencia puede ayudarlo a resolver cualquier problema subyacente que pueda estar contribuyendo a su falta de confianza y brindarle herramientas para mejorar su autoestima.

Estos son solo algunos consejos para desarrollar el amor propio y la confianza. No tenga miedo de buscar ayuda si es necesario. Ya sea hablando con un amigo o familiar de confianza o buscando la ayuda profesional de un terapeuta o consejero, tener apoyo puede marcar una gran diferencia para ayudarlo a fomentar una mayor autocompasión.

Relaciónate mejor con tu esencia personal, y gana seguridad, confianza y plenitud.

La autoestima es flexible y se puede potenciar, trabajando en nuestros paradigmas y la forma en la que nos valoramos.

Comprueba tu nivel de amor por ti mismo

El amor propio es saber y aceptar que mereces tanto amor y cariño como cualquier otra persona en la tierra. Significa cuidar de sus necesidades físicas, mentales, emocionales y espirituales con amabilidad. Lamentablemente, muchas personas no se tratan muy bien a sí mismas.

Sin embargo, es vital que te ames lo suficiente. ¡No, no es egoísta, narcisista o egoísta! Si no te amas a ti mismo, no te respetarás, valorarás ni honrarás a ti mismo. No serás feliz. ¿Por qué? Porque si no te amas a ti mismo, ¿cuál es la alternativa? Indiferencia. Odio a sí mismo. Autodesprecio.

Si no te amas a ti mismo, no te cuidarás adecuadamente ni serás feliz. Esto puede manifestarse de las siguientes maneras:

Comprueba tu nivel de amor por ti mismo

  • Te sientes mal por tomarte un tiempo para ti.
  • Te dices a ti mismo que no eres lo suficientemente bueno, bonito o inteligente.
  • Te disculpas continuamente por cosas que no necesitan una disculpa.
  • Pones a todos los demás primero a expensas de tus propias necesidades y deseos.
  • Te comparas desfavorablemente con los demás.
  • Necesita permiso para hacer del cuidado personal una prioridad.
  • Te sientes culpable por gastar dinero en cosas divertidas.
  • Empacas tu agenda tan llena porque no puedes quedarte quieto.
  • No tienes idea de cuál es tu propósito o qué enciende tu alma.
  • Necesitas saber lo que otros deciden antes de tomar una decisión.
  • Te castigas por los errores del pasado.
  • Crees que no tienes dones o talentos o los minimizas.
  • Eres autocrítico, solo ves tus defectos y te sientes indigno.
  • Te falta confianza en ti mismo, por lo que nunca intentas nada que parezca arriesgado.
  • Te resulta muy difícil defenderte.
  • Evitas la introspección y el examen de conciencia.
  • Culpas a las circunstancias o a alguien más, sin ver nunca tu contribución a un problema.
  • A menudo dices: “No puedo”.
  • Necesitas que otros te validen: “No soy nada si él no me aprueba”.
  • Ocultas tus sentimientos y pensamientos para que la gente no conozca tu “verdadero” tú.
  • Sientes que solo existes y te las arreglas.
  • Sigues castigándote por el pasado.
  • Descuida su salud y apariencia.
  • Dejas de aprender y mejorar porque piensas: “¿De qué sirve?”
  • No puedes confiar en tu instinto o intuición mientras te cuestionas a ti mismo.

Esta lista no es exhaustiva, pero es posible que vea la tendencia a verse a sí mismo negativamente. Incluso las personas bien adaptadas pueden experimentar una punzada o dos mientras lo leen. Todos tenemos un pasado que nos sigue en la edad adulta. Todos somos un trabajo en proceso.

error: El contenido está protegido