Todos hemos conocido a personas que parecen bullir de energía creativa, lanzando nuevas ideas todo el tiempo. También hemos conocido a personas que son muy rígidas en su forma de pensar. Si este es tu caso, esta página puede ayudarte a ser capaz de pensar de forma más flexible.

Comprender mejor el funcionamiento de nuestro cerebro puede ayudarle a entender cómo pensar de forma más flexible y creativa. También puede ayudarle a entender por qué le resulta difícil pensar de forma creativa y a descubrir algunos de los mitos que hay detrás del pensamiento creativo.

Entender el cerebro

Gracias a la gran cantidad de investigaciones científicas realizadas a lo largo de muchos años, sabemos bastante sobre el funcionamiento del cerebro.

Por ejemplo:

Sabemos que a nuestros cerebros les gusta la complejidad y el cambio

Los bebés pequeños pasan mucho más tiempo mirando algo complejo y cambiante (por ejemplo, un móvil que se mueve por encima de ellos, o las hojas de un árbol que crujen suavemente con la brisa), que mirando algo simple o inmóvil. Estamos programados para interesarnos por la complejidad.

El aprendizaje engendra aprendizaje

Cuanto más se aprende, más fácil es aprender más. Esto es especialmente cierto cuando se aprende más y más sobre el mismo tema, porque el cerebro tiene más información que le ayuda a construir una imagen. A nuestro cerebro le gustan los patrones y la organización, y le gusta poder encajar la información y conectarla con otras piezas de información.

El aprendizaje engendra aprendizaje pensamiento creativo

Nuestros cerebros son propensos a hacer suposiciones basadas en el conocimiento existente

Algunas personas llaman a esto tomar “atajos”. En efecto, si el cerebro cree que sabe lo que está ocurriendo, simplemente recurre a sus modelos mentales en busca de una explicación, en lugar de buscar una explicación en lo que ve u oye. Esto es útil, porque permite generalizar a partir de la experiencia, pero también puede mantenerte bastante rígido en tu experiencia previa.

Tendemos a buscar el significado y las conexiones

A pesar de que nos gusta la complejidad y el cambio, a nuestro cerebro también le gustan los patrones y las conexiones. Por ejemplo, es mucho más fácil aprender un poema si tiene un esquema de rima que si es un verso en blanco. En general, nuestros cerebros examinan todo lo nuevo en busca de un patrón que nos ayude a recordarlo y a encajarlo en los conocimientos existentes. A menudo también es tentador ver patrones cuando no existen, por eso existen las teorías de la conspiración.

A nuestro cerebro le gusta jugar

Esto es parte de la búsqueda de patrones, como confirmará cualquiera que le gusten los crucigramas y rompecabezas similares. Los niños juegan de forma natural, al igual que los adultos, con juegos de palabras, juegos de palabras y juegos de ese tipo. Sin embargo, muchas personas necesitan que se les anime a permitir que sus cerebros jueguen con las ideas en el trabajo. Aunque el juego es natural, el condicionamiento puede impedirnos sentir que tenemos permiso para hacerlo en determinadas circunstancias.

Hay que cuidar el cerebro

Tu cerebro no funcionará bien si estás cansado, hambriento o sediento. Estará demasiado ocupado tratando de satisfacer sus necesidades físicas para preocuparse de pensar en problemas complejos. Tampoco funcionará bien si estás asustado o estresado: piensa en lo difícil que es pensar en una respuesta a una pregunta bajo presión de tiempo, o en un examen. El cerebro funciona mejor si se hace ejercicio con regularidad, se come bien y se duerme lo suficiente, y se le involucra eficazmente en actividades divertidas. Si lo haces, te recompensará continuando con los problemas mucho tiempo después de que creas que lo has superado, o incluso cuando estés dormido.

Hay que cuidar el cerebro pensamiento creativo

Pensar de forma creativa, pensar de forma diferente

Todos somos creativos de alguna manera, aunque no se trate de arte, música o literatura. La creatividad puede concebirse como un enfoque diferente de un problema. Visto así, cada uno de nosotros tiene algo que puede hacer mejor que otros conocidos. Estas son las áreas en las que utilizamos la creatividad.

El pensamiento creativo que lo ahoga

Puede ser útil pensar en lo que ahoga el pensamiento creativo, ya que esto le ayudará a evitar estos comportamientos y formas de pensar.

Entre ellos se encuentran:

Creer que se tiene razón

Las personas “inteligentes” suelen tener dificultades para pensar de forma creativa. Esto puede deberse a que se han acostumbrado a creer que tienen razón, quizás porque en el pasado han sido capaces de dar la respuesta “correcta” fácilmente. En la escuela esto puede funcionar, pero en el lugar de trabajo y en el mundo en general, a menudo no hay una respuesta correcta.

Es fácil apoyar una solución y dedicar mucho tiempo y energía a argumentar por qué es la “correcta”. Sin embargo, suele ser mucho más productivo pensar en más opciones y luego decidir juntos cuál es la mejor.

Ser negativo y criticar las ideas de los demás

Pensar de forma creativa a menudo requiere pensar “lo impensable”. Esto, a su vez, suele significar la aparición de ideas que suenan e incluso son completamente inviables. Pero de lo inviable pueden surgir otras ideas mejores, siempre que se les permita hacerlo. Ser negativo, y criticar las ideas, es a menudo más fácil que intentar construir sobre ellas.

Esta es una de las razones por las que las lluvias de ideas suelen comenzar con una ronda de “todo vale”, en la que nadie puede comentar o criticar ninguna idea cuando se presenta por primera vez.

Ser negativo y criticar las ideas de los demas pensamiento creativo

Creer que no se es creativo

En nuestra página sobre la mentalidad se explica que la actitud es a menudo más importante que la capacidad bruta. Si crees que no eres creativo, es poco probable que seas capaz de pensar de forma creativa. En cambio, si crees que cualquiera puede pensar de forma creativa con un poco de estímulo, es mucho más probable que puedas hacerlo.

El pensamiento creativo es la habilidad de dejar que tu mente cree pensamientos que a menudo son diferentes e inusuales. El pensamiento creativo evoluciona alrededor de la idea de pensar más allá del alcance de la norma. Se trata de ser capaz de pensar DIFERENTE y ser original en tu proceso de pensamiento.

El pensamiento creativo es algo que puede entrenar a tu mente para que lo haga. Algunas personas nacen con habilidades de pensamiento creativo, mientras que otras tienen que trabajar realmente para permitirse serlo. Sin embargo, es posible que cualquiera se convierta en un gran pensador creativo, ya sea que haya nacido naturalmente o tenga que trabajar en ello. Tú tienes la clave para adoptar el pensamiento creativo y al hacerlo, podrías cambiar tu vida, tus pensamientos y tu mundo, para siempre.

Técnicas de pensamiento creativo

En nuestra página sobre Técnicas de Pensamiento Creativo se explica que el pensamiento creativo es la capacidad de pensar en cuestiones y problemas de una manera ligeramente diferente y, por tanto, de generar nuevas soluciones. Hay una serie de formas en las que todos podemos convertirnos en pensadores más creativos, como conocer a más gente y exponernos a nuevas experiencias.

Sin embargo, también hay algunas herramientas y técnicas que pueden utilizarse para estimular el pensamiento creativo. A menudo se utilizan formalmente, para ayudar a resolver problemas en el lugar de trabajo. Sin embargo, también tienen cabida fuera del trabajo, para ayudar a resolver problemas y cuestiones.

En esta página se describen algunas de las herramientas y técnicas más utilizadas para el pensamiento creativo, para ayudarle a empezar. Aunque a primera vista algunas técnicas de pensamiento creativo pueden parecer un poco ridículas, la mayoría de ellas se basan en buenos principios.

Por muy escéptico que sea sobre su potencial, es una buena idea acercarse a ellas con la mente abierta. Puede que te sorprendan los resultados.

Lluvia de ideas

La mejor manera de tener una buena idea es tener muchas ideas.

Linus Pauling – Doble premio Nobel, químico, bioquímico y defensor de la paz.

El brainstorming es la práctica, a menudo denostada, de reunir a un grupo de personas y generar ideas.

El principio en el que se basa el brainstorming es el de Linus Pauling: la mayoría de las ideas no son muy buenas. Así que la mejor manera de tener una buena idea es generar muchas ideas, y luego descartar las poco prácticas e inapropiadas. El problema es que no existe una fórmula científica para determinar el número de ideas que hay que generar para encontrar una buena, ni siquiera una garantía de que se pueda encontrar una buena.

En general, se acepta que las reglas del brainstorming, al menos en las fases iniciales, incluyen:

  • Que todo el mundo pueda opinar.
  • Que todas las ideas se valoren por igual.
  • No se permite criticar las ideas de los demás.

Las sesiones de brainstorming pueden desarrollarse de dos maneras diferentes:

Todo el mundo sigue una idea inicial, alimentándose de ella para generar otras nuevas, hasta llegar a un punto final de esa idea, momento en el que el grupo pasa a una nueva idea y hace lo mismo.

Se anima a los participantes a que generen más ideas inconexas en flujo libre que puedan agruparse y tematizarse posteriormente.

También se suele acordar que, tras un periodo inicial de brainstorming abierto, debe haber un periodo de evaluación de las ideas, en el que se hagan preguntas y se critiquen. Esto permite explorar las ideas iniciales con más detalle y aceptarlas para seguir investigando o descartarlas.

Muchas personas también aprovechan esta oportunidad para agrupar las ideas por temas para facilitar la exploración ya que, a menudo, muchas de las ideas estarán relacionadas.

Es importante reservar mucho tiempo para la lluvia de ideas y seguir explorando incluso cuando se cree haber encontrado una buena idea: la primera idea rara vez es la mejor.

Cómo hacer funcionar el hemisferio derecho del cerebro

A lo largo de los años se ha investigado mucho sobre el modo en que los dos lados del cerebro funcionan de forma diferente.

Se supone que el lado izquierdo del cerebro se centra en la lógica y el orden.

El lado derecho del cerebro se centra en los aspectos más “desordenados”, creativos e innovadores.

Aunque se trata de un punto de vista bastante extremo, parece que hay pruebas de que realizar actividades físicas que involucren las áreas “creativas” del cerebro puede ayudar a pensar de forma diferente.

Una forma bastante sencilla de hacerlo es dibujar o crear algo en tres dimensiones, tal vez utilizando maquetas o globos y notas adhesivas. Puede ser una actividad individual o en grupo, para ayudar a tu propio proceso de pensamiento o al de todos.

Saber dibujar no es un requisito previo para este enfoque. Lo importante es la actividad, no la forma precisa que se obtiene al final.

Ejemplos que utilizan técnicas de dibujo para ayudar al pensamiento creativo

Los mapas mentales son una técnica creada originalmente por Tony Buzan y adaptada por muchos otros desde entonces.

Ejemplos que utilizan tecnicas de dibujo para ayudar al pensamiento creativo

Los mapas mentales utilizan palabras conectadas con flechas o líneas

Es una buena forma de representar una gran cantidad de información interconectada de forma bastante compacta, y mucha gente la utiliza también para planificar presentaciones o tomar notas en reuniones.

Los mapas mentales suelen empezar con una sola palabra en el centro y con ideas y conceptos conectados que se ramifican.

Las imágenes enriquecidas son una versión más visual de los mapas mentales. También en este caso, se crea una imagen de una situación, pero esta vez utilizando las palabras con la mayor moderación posible. No están prohibidas del todo, pero tu pensamiento será más creativo si te centras en las imágenes.

Las imágenes ricas fomentan el uso de colores y símbolos

cualquier cosa, en realidad, que ayude a que la imagen cobre vida para ti y te muestre la situación de una manera diferente.

Imaginar el futuro es un ejercicio interesante para hacer con un grupo, especialmente en tiempos de cambio.

Cubre la mayor parte posible de una pared con grandes trozos de papel, como páginas de rotafolio.

Pide al grupo que empiece por un borde y dibuje la situación actual. No se permiten palabras, todo tiene que ser imágenes, aunque pueden hablar de lo que están dibujando.

A continuación, pídeles que se sitúen en el extremo opuesto y dibujen la situación futura ideal. De nuevo, no deben escribirse palabras.

A continuación, dibuja un gran “puente” semicircular entre el lado actual y el futuro, y pide al grupo que dibuje lo que tiene que ocurrir para pasar de un lado al otro.

Esta parte es claramente el punto crucial, que debería ayudar al grupo a ver lo que hay que hacer.

La idea que subyace es que al ver los dibujos es más fácil “salvar” la brecha entre la situación actual y la situación futura deseada.

Es probable que todas estas técnicas funcionen mejor con personas que no ven las cosas de forma muy visual. Las personas que ya hacen garabatos para ayudarse a pensar pueden disfrutar de este tipo de sesiones, pero es probable que saquen menos provecho de ellas.

Otra forma de aprovechar el lado creativo del cerebro es hacer algo, quizás con globos, o con cajas de cartón viejas grandes y pequeñas, o incluso con Lego. Mucha gente también considera que hacer rompecabezas es una buena manera de dedicar tiempo al pensamiento creativo.

El acto de hacer algo con las manos, y ocupar la mente consciente con problemas espaciales, puede permitir a menudo que el subconsciente se ponga a trabajar en el gran problema intratable.

De la misma manera que dormir sobre un problema puede darte una nueva perspectiva, también puede hacerlo hacer algo completamente diferente.

Situaciones de juego de rol

Las situaciones de juego de rol son probablemente el “Marmite” de los cursos de desarrollo directivo: o las amas o las odias. Pero las ames o las odies, pueden tener resultados espectaculares.

Los “juegos de rol” no sólo incluyen los juegos de rol básicos del tipo “imagínate que soy tu cliente”, o incluso los ejercicios del tipo “camina por la habitación tratando de canalizar a un animal”, que, con razón o sin ella, a menudo se consideran una pérdida de tiempo.

Los juegos de rol también abarcan otras ideas más radicales y poderosas, como el mitodrama de Richard Olivier, que explora el liderazgo a través de las obras de Shakespeare. Olivier descubrió que el uso de Enrique V como libro de texto de gestión abre algunas ideas interesantes, y hay más sobre sus ideas en nuestra página sobre Estilos de Liderazgo.

El término “juego de roles” también abarca las Constelaciones Empresariales.

Las Constelaciones Empresariales son una técnica surgida de la terapia familiar, que permite a un grupo explorar las interrelaciones dentro de él mediante el uso de actores o miembros del grupo para representar a individuos concretos, no necesariamente a ellos mismos.

Una persona comienza colocando a todas las demás en la sala para mostrar la forma en que ven el problema.

A su vez, cada persona del grupo se desplaza al lugar en el que ve que encaja mejor. Y, por supuesto, a medida que cada persona se mueve, afecta a los demás del grupo, que entonces quieren volver a moverse.

El punto final se alcanza cuando todos se sienten cómodos con su ubicación dentro del grupo, y esto representa la “forma” del grupo y la dinámica dentro de él.

Se trata de una técnica muy poderosa, que puede hacer que las emociones se disparen, por lo que sólo debe llevarse a cabo con un profesional capacitado para facilitarla.

Incluso aquellos que están cualificados para dirigir este tipo de ejercicio de juego de roles, y que lo han hecho muchas veces, a menudo pueden sorprenderse de sus resultados. Hay algo en el hecho de pretender ser otra persona y canalizar las emociones de otra persona que es asombrosamente liberador y puede conducir a un pensamiento enormemente creativo.

error: El contenido está protegido