Amar a alguien que te hace daño puede dejarte confundido y sin saber qué hacer. Aunque cada persona es diferente, hay algunas razones por las que puedes seguir amando a una pareja abusiva.

Tal vez los comportamientos abusivos que soportas son evidentes, dejando marcas físicas que son difíciles de ignorar. Tal vez ocurren a nivel psicológico y tienden a ser sutiles, lo que te hace sentir insegura de si realmente cuentan como abuso.

Otras personas pueden preguntar: “¿Por qué no te vas?”. Pero esta opción puede no parecerte tan sencilla. Hay sentimientos fuertes y otros factores implicados.

Mientras tanto, es posible que tengas otras preocupaciones y que te plantees preguntas como: ¿Y si cambian? ¿Y si es tu culpa? ¿Y si el amor es así?

Es natural y no es raro sentirse así.

Cada año, más de 10 millones de adultos en Estados Unidos sufren abusos por parte de su pareja íntima o romántica. Le puede pasar a cualquiera, y no es culpa tuya si te pasa a ti.

Es posible amar a alguien que te ha hecho daño, y también es posible alejarse de esta relación a pesar de estos sentimientos.

¿Qué es la violencia de pareja?

La violencia en la pareja íntimaSe puede referir a cualquier tipo de violencia física, sexual y psicológica entre parejas íntimas.

Puede incluir comportamientos como:

  • Acoso.
  • Amenazar.
  • Ser violento física y sexualmente.
  • Humillar.
  • Utilizar la violencia verbal.
  • Ejercer control financiero.
  • Realizar otros comportamientos de control.

Puede darse en todo tipo de relaciones sexual o emocionalmente íntimas, y afecta a personas de todos los géneros, edades y orígenes.

¿Por qué algunas personas aman a su pareja abusiva?

Sentir amor por alguien que abusa de ti no es raro. Hay muchas razones por las que esto puede suceder, especialmente si el amor vino antes del abuso.

Puede que tengas química con ellos, o que tengan cualidades por las que aún te sientas atraído. Tal vez te hagan sentir de cierta manera o te traten con amabilidad de vez en cuando.

Una vez que te das cuenta de que algunos de sus comportamientos son abusivos, estos otros sentimientos no necesariamente desaparecen. Esto puede llevarte a preguntarte cómo puedes estar enamorada de alguien que te hace daño.

Sin embargo, amar no es lo mismo que querer seguir en la relación.

Aun así, puedes tener razones para no dejar la situación. Por ejemplo:

  • Tienes miedo de quedarte sola o de sufrir una venganza por parte de la pareja abusiva.
  • No tienes recursos económicos para dejarlo.
  • Tienes hijos con esa persona.
  • Hay creencias y expectativas religiosas, culturales o morales que le impiden marcharse.

Además de estas necesidades, es posible amar a una pareja abusiva y tener dificultades para pensar en dejarla.

Algunas de las razones por las que puedes seguir amando a tu pareja a pesar de sus comportamientos abusivos pueden ser:

  • experimentar la negación como mecanismo de defensa
  • estar atrapado en el ciclo del maltrato
  • tener un trastorno de la personalidad o un estilo de apego que le lleva a sentirse dependiente de su pareja
  • sentirse confundido por las tácticas de manipulación de su pareja
  • ver cambios temporales en su pareja que le dan esperanzas de un cambio a largo plazo
  • experimentar una disonancia cognitiva
  • Sentir que puedes curar a tu pareja con tu amor y que el auto-sacrificio vale la pena
  • experimentar un vínculo traumático, conocido como el síndrome de Estocolmo

Estas son algunas de las razones más comunes por las que puedes seguir amando a alguien que te hace daño. Esto no significa que haya algo malo en ti. Es lo que sientes, y es válido.

Sin embargo, dado que los comportamientos abusivos pueden poner en peligro tu integridad personal, es importante que analices detenidamente estos factores. Ver tu situación con claridad podría ayudarte a tomar una decisión que te aleje del peligro.

Buscar la ayuda de un profesional de la salud también puede ayudarte a desarrollar herramientas para dar los siguientes pasos.

La negación como mecanismo de defensa

Cuando se niega algo, la mente puede estar tratando de protegerse de los sentimientos incómodos y angustiosos. Es una respuesta de supervivencia al dolor. Si no lo ves, puede que no te afecte. Pero lo hace.

La negación puede manifestarse de muchas maneras. Por ejemplo, puedes creer que el “abuso” nunca podría ocurrirte. Como resultado, se te ocurren otros nombres o explicaciones para algunos de los comportamientos de tu pareja.

En otras palabras, puede seguir amando y permaneciendo con una pareja que comete abusos porque no puede creer que esté sucediendo.

Los hombres en relaciones abusivas pueden ser particularmente propensos a la incredulidad y la negación. Esto puede deberse a la presión cultural y al estigma sobre las parejas maltratadoras femeninas.

Pero los hombres también pueden sufrir abusos. De hecho, algunos estudios sugieren que los hombres tienden a permanecer en relaciones abusivas con más frecuencia que las mujeres. Sin embargo, al revelar esto a la familia, los amigos o las autoridades, la investigación muestra que a menudo se enfrentan al ridículo, la indiferencia o el shock.

Estos factores sociales, así como sus sentimientos, pueden llevarle a desarrollar un estado de negación en el que inadvertidamente pasa por alto que está en una relación abusiva.

Hoy en día varias relaciones entre parejas o personas están invadidas por la violencia. En esta conferencia el objetivo es: Aprender a identificar la violencia psicológica en todas sus formas, diferenciándola de las opiniones sanas y constructivas, así como conocer la forma de poner límites sanos a las conductas agresivas hacia tu persona, que no necesariamente terminan en golpes.

El ciclo del maltrato

El maltrato en una relación romántica puede producirse a veces en cuatro fases distintas, denominadas ciclo del maltrato.

Estas fases son:

  • Las tensiones aumentan y la pareja abusiva puede empezar a mostrar signos de ira y frustración.
  • Se produce el incidente de abuso emocional, físico o sexual.
  • La reconciliación comienza después del incidente de abuso, y la pareja abusiva se disculpa o trata de justificar su comportamiento.
  • En la cuarta fase comienza un estado de calma, y la persona abusiva puede decir cosas como: “No volverá a ocurrir”.

Aunque este ciclo no se ajusta a todas las situaciones, son las dos últimas partes las que pueden llevarte a seguir experimentando sentimientos hacia tu pareja.

Es posible que a menudo te recuerden las cosas que te gustan de ellos y lo diferente que puede ser la relación a veces. Esto también podría desanimar temporalmente tus posibles planes de abandono.

Trastornos de la personalidad y estilos de apego

Estar en el extremo receptor en una situación de abuso nunca es tu culpa. No hay absolutamente ninguna razón para que alguien merezca ser dañado de alguna manera.

Y aunque nada de lo que hagas justifica este trato, hay algunas condiciones de salud mental que pueden llevarte a involucrarte inconscientemente en este tipo de relaciones y enamorarte de una pareja abusiva.

Las investigaciones sugieren que ciertos trastornos de la personalidad pueden estar asociados a una mayor probabilidad de que las mujeres mantengan una relación abusiva.

Entre ellos se encuentran los trastornos de personalidad esquizoide, evitativo, límite y dependiente. Algunos de los síntomas que pueden manifestarse en estos trastornos son la baja autoestima personal, la dependencia y la sumisión.

Sin embargo, este no es el caso de todas las personas. No todas las personas que aman a una pareja abusiva viven con una condición de salud mental.

Los traumas infantiles y el hecho de tener un estilo de apego inseguro o ansioso también pueden aumentar las posibilidades de establecer y mantener una relación romántica con una pareja abusiva.

Trastornos de la personalidad y estilos de apego parejas abusivas

Tácticas de manipulación de la pareja abusiva

Algunas parejas abusivas pueden utilizar tácticas de manipulación que podrían llevarle a sentirse inseguro y confundido sobre sus emociones y sobre los pasos a seguir.

Por ejemplo, algunas personas con trastorno narcisista de la personalidad pueden participar en juegos psicológicos que podrían hacer que te enamoraras de ellos y te sintieras unido a la relación. También pueden hacerse las víctimas en ocasiones, lo que podría despertar tu empatía y compasión.

Las tácticas, como la luz de gas o la proyección, también pueden dejarle inseguro de sí mismo y de sus sentimientos. Esto puede dificultar la comprensión de por qué quieres a alguien que te hace daño.

La percepción de la “pequeña bondad”

El ciclo del maltrato puede ser imprevisible. Puedes encontrarte con que tu pareja es cariñosa y romántica un día, y al siguiente indiferente o abusiva.

En algunos casos, una pareja abusiva puede mostrarte pequeños actos de amabilidad si ve que te alejas. Estos actos pueden ser un cambio refrescante si has estado pasando por un momento difícil. De hecho, estos actos pueden parecer más grandes de lo que realmente son porque ocurren con muy poca frecuencia. Además, ofrecen un atisbo de esperanza de que el cambio está cerca.

A veces, la amabilidad también puede llevarte a confirmar que tu pareja es capaz de sentir amor y afecto, y esto puede hacer que te enamores de ese aspecto.

Disonancia cognitiva

Cuando tus creencias y tus experiencias no coinciden, puedes experimentar una sensación de malestar. Es natural querer evitar ese malestar. Por eso, una respuesta natural al maltrato puede ser realizar comportamientos o actividades que minimicen esta sensación.

Esta respuesta puede variar de una persona a otra. Mientras que algunas personas abandonan la situación para evitar la sensación de malestar, otras pueden ignorarla, justificarla o racionalizarla.

Estas acciones pueden dificultar el distanciamiento del amor que sienten por su pareja.

Por ejemplo, racionalizar algunos de los comportamientos abusivos de tu pareja como “tuvieron una infancia dura” puede llevarte a centrarte en lo mal que se pueden sentir ellos frente a lo que tú puedes sentir respecto a esos comportamientos.

Querer curar a tu pareja

Volviendo a la forma en que puede centrarse en las experiencias de su pareja, podría estar liderando con empatía en su relación. Esto significa que podría asumir el papel de sanador o salvador y querer quedarse cuidando a su pareja.

También es posible que pienses que si te esfuerzas más o les amas incondicionalmente, cambiarán.

Aunque la empatía y la compasión son extremadamente importantes en las interacciones humanas, asumir ese papel -sobre todo cuando estás herido- puede llevarte a permanecer en una situación perjudicial.

El cambio es posible, pero puede que no dependa de ti. Tu pareja tiene que querer cambiar, y se necesitan medidas prácticas para poner en marcha ese cambio. A menudo, esto significa buscar ayuda profesional y comprometerse con un tratamiento a largo plazo.

Querer curar a tu pareja abusiva

El síndrome de Estocolmo y el vínculo emocional con una pareja abusiva

Si está experimentando una forma de vinculación traumática conocida como síndrome de Estocolmo, esto también puede explicar por qué se siente tan cerca de su pareja abusiva.

Esta respuesta psicológica debe su nombre a un incidente ocurrido en 1973 en el que dos ladrones tomaron el control de un banco en Estocolmo (Suecia). Retuvieron, amenazaron y abusaron de cuatro rehenes durante más de 5 días.

Sin embargo, cuando los rehenes fueron rescatados, mostraron su apoyo a los atracadores. Una de las rehenes se comprometió con uno de ellos, y otro rehén recaudó dinero para su defensa.

Desde entonces, el término se utiliza para describir una conexión y un vínculo psicológico que puede establecerse entre “abusadores” y “víctimas de abuso”. Se utiliza más a menudo en incidentes de secuestro y cautiverio.

Esta respuesta no se da en todas las situaciones o relaciones de maltrato. Los expertos aún no tienen claro qué factores contribuyen al desarrollo de este vínculo. Pero sí demuestran que, en algunas situaciones, puede desarrollarse un fuerte vínculo entre alguien que hace daño y la persona a la que hace daño.

Estar en una relación con una pareja abusiva puede dejarte confundido e inseguro. Puede llevarte a preguntarte por qué amas a alguien que te hace daño. Pero no estás sola. No es raro que todavía experimentes sentimientos de amor por alguien que puede actuar de forma abusiva hacia ti.

No hay nada que hayas hecho o dejado de hacer que justifique el abuso. Y una pareja abusiva puede necesitar un apoyo profesional que va mucho más allá de tu amor y cuidado si va a cambiar.

No hay nada malo en ti si amas a una persona abusiva. Hay muchos factores que intervienen en los sentimientos románticos.

Sin embargo, puede ser una buena idea dirigir tu atención a ti mismo y tomar decisiones que te ayuden a sentirte y vivir mejor.

Aunque parezca difícil por cómo te sientes, dejar una relación abusiva puede ser el siguiente paso a dar si tu seguridad mental y física está en peligro.

Si necesitas ayuda para tomar una decisión y desarrollar un plan, un profesional de la salud mental podría ayudarte.

error: El contenido está protegido