La Teoría del Estrés Familiar explora los cambios que se producen en la dinámica familiar como consecuencia de un acontecimiento estresante.

Por mucho que usted y su familia intenten evitar el estrés, nadie es inmune. Así que todos aprendemos a adaptarnos. Das media vuelta y aceptas que llegarás tarde al entrenamiento de fútbol porque tu hijo se ha dado cuenta de que se ha dejado una bota debajo de la cama. Haces PB&Js para cenar cuando te das cuenta de que tu hijo ha utilizado los fideos macarrones para un proyecto escolar. Creas una rutina matutina que nadie sigue y apenas llegas a tiempo. Todos estos elementos giran en torno al estrés.

Una forma de saber qué dificultades están causando estrés a tu familia es analizar la teoría de la adaptación familiar al estrés. Esta teoría explica cómo se adaptan las familias a los factores estresantes, así como la forma en que perciben estos acontecimientos estresantes. Después de aprender más sobre lo que causa el estrés familiar, puedes empezar a utilizar mecanismos de afrontamiento para ayudar a tu familia a relajarse y mantener relaciones sanas durante los momentos difíciles.

Historia de la teoría

La teoría del estrés familiar fue desarrollada por el sociólogo Reuben Hill en 1949. Hill estaba especialmente interesado en el impacto de la Segunda Guerra Mundial sobre las familias y estudió cómo las separaciones y reunificaciones inducidas por la guerra cambiaban las familias.

Al observar que las separaciones y reunificaciones eran crisis dentro del sistema familiar, detectó un patrón. Observó que el acontecimiento desencadenante interactuaba con los recursos internos y externos de los progenitores, dando lugar al significado que la familia daba al acontecimiento desencadenante. A su vez, esto produce el resultado de la crisis.

Teoría de la adaptación al estrés familiar

La teoría de la adaptación al estrés familiar fue desarrollada por un psicólogo llamado Reuben Hill en 1949. Diseñó la teoría tras estudiar cómo afectaban a las familias las separaciones y las reuniones tras la Segunda Guerra Mundial. A continuación, utilizó la información que había recopilado para desglosar los elementos que contribuían y daban lugar a una crisis familiar.

Descubrió un patrón en estos elementos y comportamientos, que condujo a la creación del Modelo ABC-X de Hill. El modelo describe una lista de variables que pueden acumularse gradualmente y llevar a una familia a experimentar una crisis, o que pueden reflejar la capacidad de recuperación de una familia si tienen suficientes amortiguadores de estrés que les ayuden a sobrellevarla. Aunque muchos psicólogos han creado variaciones de la teoría de Hill a lo largo de los años, su teoría del estrés familiar sigue siendo la más conocida.

El Modelo ABC-X de Hill incluye varios aspectos clave y cada uno de ellos afecta al modo en que se utiliza en la teoría de la adaptación al estrés familiar. Cada aspecto va unido a una letra.

A: El acontecimiento

En el modelo de Hill, la letra “A” se refiere al acontecimiento que causa algún tipo de estrés a la familia. Este acontecimiento puede ser cualquier cosa que afecte a la dinámica familiar, a los recursos disponibles o al entorno cotidiano.

Los acontecimientos estresantes pueden ser grandes o pequeños. Por ejemplo, la muerte de un ser querido, la pérdida de un empleo o una enfermedad o lesión grave pueden ser algunos de los grandes acontecimientos estresantes. Otros acontecimientos estresantes más pequeños pueden ser llegar tarde al colegio, afrontar el agotamiento laboral o planificar una fiesta de cumpleaños sorpresa.

Las familias se enfrentan cada día a muchos factores estresantes diferentes, grandes y pequeños, que pueden afectar a la forma en que interactúan entre sí. Y cada familia puede experimentar distintos tipos de estrés en función de su situación.

A el acontecimiento teoria del estres familiar

B: Recursos familiares disponibles

Hill señaló que casi todas las familias tienen acceso a algún tipo de recursos que actúan como factores de protección frente a los factores estresantes. Estos recursos pueden actuar como amortiguadores del estrés y hacer que el acontecimiento estresante parezca más manejable o fácil de afrontar. Etiquetó estos factores como “B” en el modelo.

Los recursos familiares disponibles son un término amplio para cualquier elemento de la vida familiar que ofrezca algún tipo de apoyo o haga las cosas un poco más fáciles. Por ejemplo, esto puede incluir cosas como tener un círculo social fuerte, que los cuidadores tengan una cuenta de ahorros o un trabajo estable, y formar parte de una iglesia o comunidad religiosa. También puede incluir vivir cerca de familiares que puedan ayudar a cuidar a los niños mientras los padres se toman un descanso muy necesario.

Si ayuda a tu familia a sobrellevar el estrés, forma parte de tus recursos familiares disponibles.

C: Percepción familiar del factor estresante

El factor “C” del modelo se refiere a las creencias y percepciones familiares compartidas sobre el factor estresante. Hill sugirió que la forma en que una familia percibía un acontecimiento estresante influía en si eran capaces de afrontarlo o si el estresor desembocaría en una crisis familiar.

Por ejemplo, si las familias percibían los acontecimientos estresantes de forma positiva o constructiva, serían más capaces de afrontar el acontecimiento difícil. Por otro lado, si las familias creían que el acontecimiento negativo era extremadamente estresante o se obsesionaban con el impacto negativo, tendrían más dificultades para afrontarlo.

X: El resultado y la probabilidad de una crisis familiar

El factor “X” al final del modelo teórico de Hill se refiere al resultado de cómo A, B y C trabajan juntos. La forma en que interactúan estos diferentes elementos determina si una familia experimentará una crisis o será capaz de gestionar la difícil situación.

¿Por qué es importante la teoría del estrés familiar?

Dentro de cada familia hay un sistema familiar. Este sistema puede considerarse un conjunto de roles interdependientes, un conjunto cohesionado de valores, expectativas y respuestas al entorno.

Por ejemplo, se espera que los padres sean los cuidadores, y los hijos dependen de ellos. Sin embargo, puede esperarse que el hijo mayor asuma algunas responsabilidades de cuidador, como vigilar a sus hermanos pequeños cuando sus padres no están en casa. Además, una familia puede tener valores basados en la ocupación o los niveles educativos. Por ejemplo, en algunas familias puede ser tabú no ir a la universidad, mientras que en otras se espera que todos los miembros trabajen en un negocio familiar.

Por que es importante la teoria del estres familiar

El curso Mamá Saludable, Familia Feliz permite crear conciencia, motivación y educación en ti mujer, que eres mamá o planeas serlo, para que puedas tener un estilo de vida saludable que te beneficie a ti, a tus hijos y toda tu familia.

Este curso va dirigido a todas las mamás que desean tener un estilo de vida saludable real, que pueda impactar la vida de sus hijos y crear futuras generaciones sanas y no dependientes de medicamentos, así como mejorar la calidad de vida actual de madres e hijos.

¿Qué ocurre en una unidad familiar cuando surge un problema?

Cuando surge un problema, la respuesta puede dar lugar a una buena crianza o a un mal trato. Esta respuesta depende en gran medida de los recursos de los padres. Estos recursos pueden ser internos o externos:

  • Internos: gestión del estrés, resolución de conflictos, comunicación eficaz.
  • Externos: recursos económicos, apoyo social y terapia.

Comprender esta teoría ofrece la oportunidad de tomar decisiones más empoderadas en relación con el estrés.

Cómo cultivar recursos en momentos de estrés

La teoría del estrés familiar afirma que los recursos pueden ser fundamentales en el desenlace de la crisis. Sin embargo, algunos recursos están fuera del control de la familia. Por ejemplo, la situación económica de una familia o el acceso a la satisfacción de nuestras necesidades básicas no siempre pueden controlarse. En estas situaciones, hay que buscar recursos externos a los que se pueda acceder.

Cómo utilizar la teoría del estrés familiar

El modelo ABC-X de Hill no es una simple ecuación de suma y resta. Los distintos elementos pueden tener diferentes efectos en el resultado. Además, la importancia de esos efectos también puede variar de una familia a otra en función de sus diferentes dinámicas y de lo que más les apoye e impacte.

Puedes utilizar el modelo de estrés familiar para comprender mejor cómo responde y percibe tu familia los acontecimientos estresantes. También puede ayudarle a reflexionar sobre los recursos de afrontamiento de que dispone y que pueden ayudar a su familia cuando se enfrente a un reto.

Analizar los acontecimientos estresantes

El Modelo ABC-X comienza con un acontecimiento estresante que afecta a su familia de alguna manera. Es posible que no pueda predecir todos los factores estresantes que se le presenten, pero puede tener una buena idea de algunos de los más comunes a los que se enfrenta su familia.

Una forma de hacerse una idea más completa de los acontecimientos que le causan estrés a usted y a su familia es hacer una lista. Puedes reflexionar sobre algunos de los retos pasados que causaron estrés a tu familia y analizarlos para ver si observas algún patrón. ¿Su estrés suele girar en torno a la gestión del tiempo? ¿El estrés financiero? ¿Las agendas apretadas?

Puede utilizar su lista para prepararse mentalmente y preparar a su familia para los factores de estrés habituales. Por ejemplo, si la gestión del tiempo suele causar estrés a tu familia, puede que te resulte útil establecer una rutina o fijar una hora de salida diez minutos más de lo habitual para evitar el estrés de llegar tarde.

Analizar los acontecimientos estresantes

Enumere sus recursos

¿Qué recursos tienes a tu disposición que puedan apoyarte cuando estás estresado? Tal vez tengas un buen amigo al que puedas llamar y desahogarte o una canguro de confianza que pueda darte una noche libre para desconectar. Puede que formes parte de un club de lectura, una iglesia o un círculo social que te ayude a desviar la atención de los factores estresantes.

Haz una lista de todos los recursos que tienes a tu disposición. Pueden ser estrategias de afrontamiento que ya utilices y que te funcionen, actividades que te gusten o personas de tu vida que te ayuden a aliviar el estrés de una forma u otra.

Después, la próxima vez que te enfrentes al estrés, intenta utilizar algunos de los recursos que has enumerado. También puedes pedir a otros miembros de tu familia que elaboren una lista de recursos de afrontamiento que les funcionen a ellos también, porque puede que todos os beneficiéis de elementos diferentes y dispongáis de recursos ligeramente distintos.

Cambie de perspectiva

Si notas que tu familia tiende a percibir los acontecimientos difíciles de forma más negativa, intenta cambiar de perspectiva para desarrollar la resiliencia. No tiene por qué ignorar el hecho de que algunas situaciones son difíciles y centrarse sólo en lo positivo. Sin embargo, puede que te resulte útil no ignorar los aspectos positivos que se presentan.

Además, puede ser útil considerar la experiencia como una oportunidad de aprendizaje que puede ayudarles a usted y a su familia a prepararse para el futuro. Por ejemplo, si tu hijo no puede jugar al fútbol porque ha perdido los tacos, puedes tomarte la experiencia como una lección para preparar la bolsa de fútbol la noche anterior y asegurarte de que tiene todo lo necesario.

Nadie puede cambiar su perspectiva de la vida ni desarrollar habilidades de afrontamiento de la noche a la mañana. Puede que tú y tu familia seáis novatos en ambos procesos, y no pasa nada si tardan algún tiempo en desarrollarse. Es posible que el desarrollo de estrategias de afrontamiento y la gestión del estrés requieran mucho ensayo y error, y no pasa nada. Cuanto más practiques, mejor lo harás. Te estás esforzando al máximo para ayudarte a ti mismo y a tu familia a vencer el estrés, y eso es lo único que importa.

Ejemplo de situación nº 1: Un padre pierde su trabajo

Supongamos que usted es un padre que pierde su trabajo. Esto sume a su familia en una crisis. Aunque solicitas todos los empleos que puedes, no tienes suerte. Notas que tienes menos disponibilidad emocional a la hora de ser padre y que el comportamiento de tus hijos empieza a cambiar.

Este sería un ejemplo de momento para apoyarse en el apoyo social y comunitario. Recurrir a un familiar o a un miembro de la comunidad para que te ayude con el cuidado de los niños podría ser decisivo para que tus hijos reciban atención, al tiempo que te permite disponer del espacio y el tiempo que necesitas.

Otra opción es explorar los recursos de la comunidad. Por ejemplo, puede haber una feria de empleo a la que puedas asistir. También podría haber un programa subvencionado de actividades extraescolares al que pudieran asistir tus hijos.

Ejemplo de situación nº 2: Un padre se entera de que su hijo interrumpe la clase en el colegio

Si eres padre o madre y recibes una llamada del colegio de tu hijo diciéndote que se está portando mal durante la clase, es posible que te sientas muy frustrado por su comportamiento y avergonzado por recibir una llamada así.

Podrías intentar disciplinar a tu hijo con palabras duras y tácticas intimidatorias. Otra posibilidad es que recurra a sus recursos internos y externos, explorando con su hijo por qué siente la necesidad de portarse mal y colaborando con sus profesores para reforzar las herramientas de afrontamiento de apoyo.

Cómo afrontar el estrés familiar

En medio de las dificultades, puede resultar difícil imaginar cómo disminuir el estrés en el sistema familiar. Sin embargo, incluso las pequeñas acciones pueden dar grandes resultados.

Planifique reuniones familiares

En primer lugar, considere la posibilidad de celebrar una reunión familiar en la que cada uno pueda dedicar algún tiempo a explorar cómo le están afectando los factores de estrés actuales. Antes de entablar un diálogo entre ustedes, tómense un tiempo para establecer algunos acuerdos compartidos.

Por ejemplo, ¿podéis acordar no hablar el uno por encima del otro? Si uno de ustedes empieza a levantar la voz, ¿puede el grupo acordar hacer una pausa en la conversación durante unos minutos? Esto puede ayudar a garantizar que cada miembro de la familia se sienta seguro y escuchado.

Considere la posibilidad de una terapia familiar

Si las reuniones familiares parecen que pueden provocar más angustia entre los miembros de la familia, considere la posibilidad de asistir a terapia familiar. En una sesión de terapia familiar, un profesional de la salud mental capacitado puede ayudar a cada uno de ustedes a mantenerse en el buen camino mientras resuelven sus desafíos.

Programe tiempo a solas

También puede ser útil crear un horario familiar en el que cada miembro de la familia tenga una hora de tiempo a solas. Durante este tiempo, ese miembro de la familia puede relajarse y dedicarse a una actividad que le guste sin interrupciones de los demás. De este modo, se consigue un mayor espacio para el descanso y la relajación.

Programe tiempo a solas estres familiar

Cree un rincón zen

Para crear una cultura de bienestar mental en su hogar, un rincón zen puede ser realmente útil. Un rincón zen es una parte de la casa destinada a la meditación. Cuando las cosas se sienten abrumadoras, es un lugar al que acudir para respirar hondo y regular el sistema nervioso. Aunque suelen crearse en habitaciones infantiles, puedes optar por hacer uno que sea apto tanto para niños como para adultos.

No tengas miedo de pedir ayuda. Puede que sea uniéndote a un grupo de apoyo, buscando terapia o pidiendo ayuda a tus seres queridos. Independientemente de dónde llegue, recuerde que nunca está solo y que le espera apoyo. Las cosas siempre pueden mejorar.

error: El contenido está protegido