Los niños superdotados, sobre todo los dotados verbalmente, suelen compararse con los abogados: discuten como si estuvieran en un tribunal. El caso que argumentan suele ser el suyo propio. Discuten sobre las normas, sobre el castigo, la disciplina, la hora de acostarse, la cena. Básicamente, discuten sobre casi cualquier cosa que no les guste o que quieran evitar. Aunque un niño superdotado puede hacer excelentes discusiones, es importante que los padres se aseguren de que se mantienen al mando.

Por muy brillante que sea un niño, sigue siendo un niño, y los niños, incluso los superdotados, necesitan orientación. Necesitan normas y consecuencias cuando las incumplen. Los niños superdotados nunca deben ser excusados de un mal comportamiento porque tengan un buen argumento para haber roto una regla. Si los niños pueden evitar las consecuencias de su mal comportamiento, son ellos, y no sus padres, los que acaban teniendo el control.

Cómo mantener el control

Si estás tratando con un pequeño abogado, tendrás que empezar a pensar como uno.

Deja claras las reglas

Tu hijo encontrará cualquier resquicio que hayas dejado en una norma. Por eso, a la hora de establecer reglas, es importante que seas específico y claro en tus expectativas.

Por ejemplo, si le dice a su hijo que es hora de irse a la cama y luego lo encuentra jugando -en la cama-, puede estar seguro de que su hijo ha encontrado el resquicio. Usted no le ha dicho que no puede jugar. Sólo le has dicho que era la hora de acostarse. Su hijo debe saber de antemano lo que significa cuando usted dice que es hora de acostarse.

Establezca consecuencias

Un niño superdotado puede admitir que ha infringido una norma, pero puede seguir discutiendo sobre las consecuencias. Puede pensar que la norma era injusta o que el castigo es injusto, y con los niños superdotados, las cuestiones de justicia no son simplemente cuestiones de debate. Suelen tener un profundo sentido de la justicia. Sin embargo, la imparcialidad es menos problemática si las consecuencias de la infracción de la norma están claras desde el principio.

Evitar la negociación

Algunos niños superdotados pueden argumentar tan bien un caso que sus padres ceden y negocian una nueva consecuencia. Negociar después de la infracción de la norma es casi tan malo como eliminar la consecuencia por completo. Puede que estés de acuerdo con tu hijo, pero la negociación de las consecuencias debe hacerse antes de que se infrinjan las normas, no después.

Eso significa que, si un niño tiene dudas sobre una norma y sus consecuencias o no está de acuerdo con alguna de ellas, debería haber preguntado en el momento en que se expuso la norma. Esta es otra razón para dejar claras las normas, y las consecuencias de su incumplimiento, desde el principio.

No discutas

Este es un consejo difícil de seguir porque es fácil dejarse arrastrar a un debate. Los padres de niños superdotados no pueden evitar sentirse impresionados por la capacidad de su hijo pequeño para razonar y presentar un argumento bueno y lógico. También es posible que estos padres quieran responder a todas las preguntas de su hijo, por ejemplo: “¿Por qué tengo que irme a la cama antes de que anochezca cuando…?”

Sin embargo, la mejor respuesta en este punto es decir algo como: “Sabías que era la hora de acostarse, pero te negaste a hacerlo. Podemos hablar de otra hora de acostarse mañana, pero aun así no podrás ver tu vídeo de Bill Nye el Chico de la Ciencia mañana porque sabías que ese es el castigo por no irte a la cama cuando se supone que debes hacerlo.”

Dar una consecuencia a las discusiones

Dale a tu hijo la oportunidad de dejar de discutir dándole primero una advertencia. Por ejemplo, podría decir: “Si vuelves a discutir conmigo, no podrás ver Bill Nye durante dos días”. Si su hijo sigue discutiendo, hágale saber que ha perdido el privilegio de ver Bill Nye durante dos días y que, si vuelve a discutir, serán tres.

Los niños superdotados son lo suficientemente inteligentes como para saber que tienen que dejar de discutir. Así que aumenta las consecuencias si no están dispuestos a ceder y cumplir las reglas.

Sé coherente

No sirve de nada quitar los privilegios si se hace sólo de palabra. Los niños superdotados verán esa debilidad y la explotarán. La próxima vez que quieran discutir, seguirán adelante y discutirán, independientemente de tus amenazas, porque habrán visto que tus amenazas son vacías.

Haz que las consecuencias se cumplan

No es muy útil decirle a un niño de cuatro años que no podrá invitar a sus amigos durante tres meses. Es demasiado tiempo, suponiendo que consigas hacerla cumplir durante ese tiempo. Los niños dotados suelen encontrar otra cosa que hacer para reemplazar cualquier privilegio que les hayas quitado, por lo que su pérdida pierde sentido.

Estos consejos funcionan mejor cuando los padres los utilizan desde el principio. Sin embargo, funcionan incluso con niños mayores, pero cuanto mayor sea el niño, más tiempo tardarán en funcionar estas estrategias. La coherencia es la clave. Si cedes y discutes, básicamente tendrás que volver a la casilla de salida. En realidad, acabas en la casilla cinco porque cuando cedes, has reforzado la idea de que discutir funciona.

Por supuesto, disfrute de la maravillosa capacidad de razonamiento de su hijo. Pero no dejes que controle tu vida familiar.

El objetivo de este curso es brindarte métodos prácticos y efectivos de comunicación que harán que tu relación con niños de todas las edades sea menos estresante y más satisfactoria.

Aquí aprenderás cómo corregir sin agredir, dirigir sin alterarte, promover la disciplina con métodos alternativos al castigo, poner límites firmes sin herir los sentimientos, enseñar al niño a ser independiente, entender claramente sus sentimientos para apoyarlo, orientarlo para que tenga una imagen positiva de sí mismo, ayudarlo a sentirse comprendido, seguro y a entender que, utilizadas de forma correcta, tus palabras pueden cambiar tu relación con tus hijos y crear un ambiente sin estrés y con muchas recompensas.

Por qué los niños superdotados se creen pequeños adultos

Todos hemos oído hablar de los adultos con aspecto de niño, que tienen el corazón y el espíritu de los niños. Los niños superdotados son lo contrario; son niños que parecen adultos y que a menudo parecen pensar y actuar como adultos. Y lo que es más importante, a veces se sienten como adultos. Esta sensación puede llevar a la frustración tanto del niño superdotado como de los adultos que le rodean.

Por qué puede ser problemático

Como se ven a sí mismos como adultos, los niños superdotados pueden esperar que se les trate como tales. Pueden sentirse insultados si no se les pide su opinión o si no se les permite tomar sus propias decisiones.

Por muy inteligentes que sean estos niños, siguen siendo niños y, sencillamente, no tienen la experiencia vital y la comprensión necesarias para tomar el tipo de decisiones que a menudo quieren tomar.

De un niño de tres años, por ejemplo, no se puede esperar que tome decisiones que puedan afectar a su futuro, ni que tome decisiones que impliquen el funcionamiento del hogar.

Por desgracia, ni siquiera los niños superdotados tienen la madurez necesaria para saber que no tienen todo el conocimiento y la comprensión que requiere la toma de algunas decisiones. Muchos niños superdotados también tienen un fuerte sentido del bien y del mal y creen que ser tratados como menos que un adulto es tremendamente injusto.

Su frustración puede dar lugar a una serie de problemas de comportamiento. Pueden enfadarse o ser maleducados, e incluso volverse mandones y exigentes.

Por qué los padres de niños superdotados suelen sentirse frustrados

Los padres de niños superdotados que sienten que deben ser tratados como adultos también se sienten frustrados. Sienten que la vida es una batalla constante, ya que se encuentran discutiendo continuamente con sus hijos sobre reglas y decisiones. Se les pide constantemente que justifiquen sus razones ante su hijo, que siempre pregunta por qué tiene que hacer algo que no quiere hacer o no poder hacer algo que sí quiere.

Los padres están agotados por las rabietas y otros arrebatos emocionales. Pueden empezar a ver a su hijo como emocionalmente inmaduro, una opinión que a menudo se ve respaldada por los comentarios de los profesores.

Cómo manejar a los niños que se creen pequeños adultos

He aquí algunos consejos que le ayudarán a gestionar la frustración de ambas partes.

Intente ver las cosas desde la perspectiva de su hijo

Estos niños se ven a sí mismos como adultos y puede que no entiendan realmente por qué se les trata como niños. Esto no significa que tengas que tratarlos como adultos, pero sí que hay que tratarlos con respeto. Nada molestará más a estos niños que una actitud condescendiente o paternalista.

Da razones, pero no debatas

Si tu hijo necesita las razones que hay detrás de las normas, las peticiones y las negativas, entonces, por supuesto, dale las razones. A veces es lo único que quieren saber. Pero no caiga en la trampa de debatir con su hijo. Los niños superdotados pueden ser excelentes polemistas, incluso los más pequeños, y los padres a menudo se ven atrapados en algo parecido a un debate en un tribunal. Sigue siendo importante que los niños sepan que los padres tienen la última palabra sobre lo que ocurre en el hogar.

Dé a su hijo algunas opciones

Considere la posibilidad de que su hijo superdotado necesite sentir que tiene cierto control sobre su vida.

A los niños se les dice constantemente lo que pueden o no pueden hacer. Intente darles algo de control. Deje que tomen algunas decisiones, pero limite el tipo de decisiones o sus opciones para que usted siga manteniendo el control de la casa.

Por ejemplo, puedes preguntar a tu hija si quiere su sándwich de mantequilla de cacahuete solo o con mermelada. Puede preguntarle a su hijo si quiere limpiar su habitación antes o después de la cena.

Trate a su hijo con respeto

Aunque tu hijo no pueda tomar decisiones importantes, sí que se le puede permitir que exprese su opinión, y esa opinión debe ser escuchada con respeto. Escuchar una opinión no requiere que usted esté de acuerdo con ella, y es importante que su hijo lo entienda desde el principio.

La vida con un niño superdotado no siempre es fácil, pero puede hacerse más sencilla cuando los padres entienden a sus hijos superdotados y lo que hay detrás de su comportamiento.

Cómo reconocer los problemas de conducta de un niño superdotado

El perfeccionismo y la sensibilidad pueden poner en riesgo a su hijo

Ser padre de un niño superdotado es una experiencia maravillosa y a la vez un reto. Al fin y al cabo, los niños superdotados son curiosos, les entusiasma aprender y están llenos de ideas. Pero también pueden enfrentarse a retos propios de su situación, lo que puede confundir y exasperar a los padres.

El aprendizaje y la comprensión avanzados pueden dar lugar a pensamientos ansiosos. Los niños superdotados también pueden tener dificultades sociales y emocionales. Como padre, es importante entender los desafíos únicos que pueden experimentar los niños superdotados. Usted puede ser una fuente de consuelo y tranquilidad, especialmente cuando estos desafíos hacen que su hijo se sienta vulnerable e inseguro (lo que, a su vez, puede provocar problemas de comportamiento).

Desafíos a los que pueden enfrentarse los niños superdotados

Mientras que la lectura de libros de alto nivel o la resolución de problemas matemáticos complejos pueden resultar fáciles para su hijo, otras áreas pueden suponer un reto. Es posible que un niño superdotado no tenga mucho en común con otros niños de su edad, lo que puede dificultar que haga amigos. O, una vez que son adolescentes, pueden tratar de ocultar su inteligencia para encajar con otros de su edad.

También pueden sentirse aburridos en el aula -sobre todo si ya conocen el material-, lo que puede hacer que eviten hacer las tareas escolares o que se comporten mal. Puede que les resulte difícil seguir las normas, sobre todo si tienen muchas ideas originales o les gusta aportar soluciones creativas.

“Los niños superdotados pueden estar poco estimulados o aburridos en entornos sociales o educativos típicos, lo que puede dar lugar a problemas de comportamiento como el rechazo a la escuela, las rabietas, la distracción o el mal comportamiento en general”, dice Julia M. Chamberlain, MS, INHC, LMHC, una terapeuta holística en la práctica privada en Massachusetts.

Las investigaciones demuestran que, en comparación con sus compañeros, los niños superdotados también tienen necesidades sociales y emocionales diferentes. Se sienten más aislados y tienden a ser menos sensibles a los pensamientos de sus compañeros. Estos problemas pueden verse agravados por los padres y los profesores, que tienden a tener grandes expectativas de los niños superdotados y no siempre reconocen sus necesidades diferentes.

“Los problemas de comportamiento de un niño dependen de la forma en que los padres consideran y educan a su hijo”, afirma la doctora Laurie Hollman, psicoanalista y autora de siete libros, entre ellos “Unlocking Parental Intelligence: Finding Meaning in Your Child’s Behavior”.

Cuando a un niño se le dice que es excepcional, se le coloca en escuelas especiales o se le dan tutores especiales, esto puede conducir a un sentimiento de excepcionalidad que hace que el niño se sienta agobiado y apartado de sus compañeros, dice la Dra. Hollman.

Los niños que se encuentran en esta situación acaban tratando de estar a la altura de estas expectativas. También pueden intentar complacer a sus padres en lugar de disfrutar de su superdotación. A su vez, pueden empezar a preguntarse por su propia identidad, dice el Dr. Hollman.

Los niños superdotados también pueden experimentar ansiedad, retraimiento social, baja autoestima y excesivo perfeccionismo. Además, las investigaciones indican que los niños superdotados suelen creer que sus habilidades sociales y su salud física son peores que las de sus compañeros.

Por qué los niños superdotados tienen problemas

Dado que los niños superdotados pueden captar conceptos con rapidez, mantener conversaciones similares a las de los adultos y desarrollar soluciones creativas a los problemas, los padres suelen sorprenderse cuando su hijo superdotado tiene problemas de comportamiento. Pero muchas veces, los problemas están relacionados con la superdotación.

Desarrollo asíncrono

Los niños superdotados suelen tener habilidades intelectuales avanzadas que les permiten rendir a altos niveles y resolver problemas complejos. Pero esta inteligencia no siempre va acompañada de altas habilidades sociales y emocionales. Social y emocionalmente, los niños superdotados suelen desarrollarse al mismo ritmo o incluso más lentamente que sus compañeros.

Cuando estas habilidades -las intelectuales y las sociales y emocionales- se desarrollan a diferente velocidad, el desarrollo se considera asíncrono. En algunos casos, los niños superdotados pueden tener problemas cuando sus otras habilidades no se corresponden con su poder intelectual.

Los niños superdotados pueden ser capaces de comprender intelectualmente conceptos abstractos, pero pueden ser incapaces de manejar esos conceptos emocionalmente. Esta comprensión puede dar lugar a intensas preocupaciones sobre la muerte, el futuro, el sexo y otras cuestiones con las que los niños de su edad no tienen que luchar.

“Los niños superdotados pueden sentirse abrumados o sobreestimulados con facilidad debido a su capacidad natural para comprender conceptos y situaciones más amplios”, dice Chamberlain. “Por ejemplo, un niño superdotado puede estar digiriendo todos los aspectos y subproductos que pueden derivarse de un divorcio, provocando un aumento de la ansiedad, mientras que un niño típico puede tomar estas circunstancias más a la ligera.”

Asimismo, su desarrollo físico es apropiado para su edad, pero su coeficiente intelectual es avanzado. Puede que imaginen que son capaces de golpear una diana con una pelota de tenis cuando están en preescolar, pero no dominan esta habilidad desde el punto de vista del desarrollo hasta que tienen cinco o seis años. Esto puede provocar una frustración extrema y un comportamiento inadecuado.

Un niño superdotado también puede ser capaz de participar en conversaciones de adultos sobre temas como el cambio climático o el hambre en el mundo un minuto y al siguiente llorar porque un hermano le ha quitado su juguete favorito. Esto puede confundir a los adultos y provocar una reacción exagerada respecto al comportamiento propio de su edad.

Capacidad verbal y de razonamiento avanzada

Aunque los niños superdotados son capaces de leer, hablar e incluso razonar por encima de su nivel escolar, estas habilidades pueden suponer un reto en varios aspectos. Por ejemplo, los niños superdotados pueden ser argumentativos. Los adultos pueden llegar a comentar que estos niños son pequeños abogados. Un niño sigue siendo un niño y requiere una orientación y unos límites adecuados, por muy inteligente que parezca su comportamiento.

Además, esta capacidad de razonar a un nivel avanzado puede hacer que los niños se sientan inseguros porque no tienen la capacidad emocional para manejar la toma de decisiones o asumir una mayor responsabilidad. Siguen necesitando reglas y estructura como cualquier otro niño de su edad.

Además, un vocabulario sofisticado y un sentido del humor avanzado pueden hacer que un niño superdotado sea incomprendido, especialmente por sus compañeros. Esto puede hacer que se sientan inferiores y rechazados. Esta es una de las razones por las que los niños superdotados suelen preferir estar rodeados de niños mayores y adultos.

Perfeccionismo

Es maravilloso tener habilidades de alto nivel, pero esas habilidades a veces crean expectativas poco razonables. Por ejemplo, algunos niños superdotados se convierten en perfeccionistas, esperando obtener puntuaciones perfectas en cada examen.

Este perfeccionismo, a su vez, puede conducir al miedo al fracaso, haciendo que el niño superdotado se niegue a probar algo nuevo. A veces, los padres o cuidadores de un niño superdotado pueden empeorar el perfeccionismo, dice el Dr. Hollman.

“Si el objetivo es crear un niño que haga carrera y no uno que disfrute de su don, el niño superdotado puede experimentar las presiones que suelen sufrir los jóvenes deportistas”, explica. “Si los padres o profesores del niño son narcisistas y le tratan como si fuera su premio, el niño puede desarrollar luchas de identidad mientras intenta encontrar su propia dirección”.

Sensibilidades emocionales

La superdotación también puede conducir a una observación aguda, a la imaginación y a la capacidad de ver más allá de lo obvio. Esto puede hacer que un niño superdotado parezca tímido porque puede contenerse en situaciones nuevas para considerar todas las implicaciones. Un niño superdotado también puede exigir detalles completos antes de responder a preguntas u ofrecer ayuda.

La sensibilidad intensa también puede hacer que los niños superdotados se tomen las críticas, o incluso el enfado general, de forma muy personal. La sensibilidad y un sentido bien desarrollado del bien y del mal pueden llevar a preocuparse por las guerras, los niños hambrientos, la contaminación, la violencia y la injusticia. Si los niños están sobrecargados de imágenes y discusiones sobre estos temas, pueden volverse introvertidos y retraídos o incluso sufrir una depresión existencial.

Lo que usted puede hacer para ayudar

Para educar a un niño superdotado es necesario conocer a fondo sus capacidades, pasiones e intereses, pero también los retos únicos a los que se enfrenta. Esto significa que debe convertirse en un estudiante de su hijo y criarlo con un estilo que se ajuste a sus necesidades.

Escuche bien

Escuche de verdad lo que le dicen. Esté abierto a sus puntos de vista, opiniones e incluso quejas e intente formular soluciones juntos. Si lo hace, su hijo podrá afrontar los retos con confianza.

“Si la relación padre-hijo está abierta a la escucha atenta de los puntos de vista, los sentimientos, las motivaciones y las intenciones del niño, [los retos] pueden discutirse libremente sin que las intenciones de los padres abrumen al niño”, dice el Dr. Hollman.

Esfuércese por ofrecer un espacio seguro para que su hijo pueda discutir y procesar los problemas a medida que vayan surgiendo. Mantenga una comunicación abierta con la escuela de su hijo para garantizar un apoyo adecuado, sugiere Chamberlain. También puede ayudar a encontrar un profesional de la salud mental para ayudar a su hijo a desarrollar otras áreas de la inteligencia, como las habilidades sociales y emocionales.

Utilice un estilo de crianza autoritario

Los estudios indican que la crianza autoritaria es el mejor enfoque cuando se trata de criar a niños superdotados. Este enfoque promueve la automotivación y el sentido de autonomía. La crianza autoritaria puede tener un impacto negativo en el bienestar y la salud mental del niño superdotado, lo que, según los investigadores, puede impedir que el niño alcance su potencial.

“Recuerda que siguen siendo niños”, dice Chamberlain. “Puede ser difícil recordar que un niño superdotado sigue siendo un niño debido a su presentación madura. Hay que tener en cuenta que, aunque sean superdotados, pueden necesitar ayuda en el procesamiento social y emocional y pueden necesitar ayuda para desarrollar habilidades de adaptación para manejar las adversidades que surjan.”

Apoyar el desarrollo social

No es raro que los niños superdotados se sientan diferentes de sus compañeros, incluso a una edad temprana. Es importante que los padres reconozcan este hecho y les ayuden a establecer conexiones sociales.

Asegúrese de que su hijo tenga la oportunidad de socializar con un grupo diverso de niños, sugiere el Dr. Hollman. También debe encontrar formas de que su hijo explore y amplíe sus áreas de superdotación, si puede.

“Su hijo puede ser educado para sentirse orgulloso de su singularidad, pero sin sentirse un extraño”, dice el Dr. Hollman. “Si su don está en las artes, los aprendizajes únicos pueden satisfacer su desarrollo de habilidades y conducir a sus propias aspiraciones bien elegidas”.

Es importante ayudar a los niños superdotados a aprender a lidiar con los retos a los que se enfrentan, como el aumento de la ansiedad y la tendencia al perfeccionismo. La mejor manera de conseguirlo es centrarse en una crianza autoritaria, que capacite a su hijo para tomar decisiones y aumente su confianza en sí mismo.

Si su hijo superdotado tiene dificultades, hable con el pediatra de su hijo sobre lo que está experimentando. También puede considerar la posibilidad de ponerle en contacto con un profesional de la salud mental para que le ayude a adquirir habilidades de afrontamiento.

error: El contenido está protegido
Exit mobile version