Si ha sido acusado falsamente de maltrato infantil, no está solo. Desgraciadamente, las acusaciones infundadas de maltrato infantil pueden ser habituales. Especialmente en las batallas por la custodia de los hijos, los ánimos se pueden caldear rápidamente.

Uno de los padres puede creer que acusar al otro de maltrato infantil aumentará sus propias posibilidades de ganar la custodia. Pero es una estrategia errónea.

Es cierto que los jueces pecan de precavidos cuando se trata de la seguridad de los niños. Sin embargo, los jueces no son partidarios de limitar la patria potestad a menos que sea absolutamente necesario, y son muy conscientes de que a menudo se hacen acusaciones falsas. Por ello, el tribunal investigará a fondo todas y cada una de las denuncias de maltrato.

Aprenda sobre las investigaciones de las acusaciones de abuso infantil, qué hacer si ha sido acusado falsamente y qué significan las acusaciones de abuso infantil cuando se trata de la custodia de su hijo.

Investigación de las denuncias de maltrato infantil

En los casos de presunto maltrato, el juez investigará a fondo cada reclamación antes de conceder la custodia o el régimen de visitas. Esto a menudo conduce a exámenes largos y costosos por parte de expertos médicos y de salud mental, que pueden ser especialmente gravosos para los niños.

Los Servicios de Protección de la Familia, por orden del juez, también pueden participar en la investigación. Esto puede llegar a ser bastante intrusivo. Por ejemplo, el personal de los Servicios de Protección de Menores interrogará a las personas cercanas a usted sobre su comportamiento y su crianza.

Si el juez determina que uno de los padres ha hecho una acusación falsa en un intento de influir en una decisión sobre la custodia de los hijos, puede ordenar al padre acusador que pague las costas judiciales al otro padre, e incluso modificar el acuerdo de custodia a favor del acusado. En muchos casos, también se puede demandar a alguien por acusaciones falsas sobre negligencia o abuso infantil.

Las consecuencias de hacer una denuncia falsa varían, pero en muchos estados, la denuncia falsa de maltrato infantil se considera un delito menor y las acusaciones falsas múltiples pueden considerarse delitos graves. Por lo tanto, aunque muchos padres lo intentan, hacer denuncias falsas en un intento de ganar la custodia de los hijos rara vez da resultado.

¿Es un delito acusar falsamente a alguien?

En muchos estados, se considera un delito si alguien miente intencionalmente a las autoridades diciendo que otra persona cometió abuso infantil cuando no fue así. En 11 estados, las penas incluyen un cargo de 500 a 5.000 dólares o pasar entre 90 días y 5 años en prisión.
Cómo responder a una acusación de maltrato infantil
Hay algunas acciones que puede llevar a cabo de inmediato si ha sido acusado falsamente de abuso infantil:

  • Cumplir con la investigación y ser lo más cooperativo posible.
  • Reúna las pruebas pertinentes para respaldar su caso.
  • Informe a su familia y amigos de lo que está ocurriendo.
  • Pregunte a sus seres queridos si están dispuestos a ser entrevistados o a proporcionar una declaración escrita de que no le han visto maltratar a su hijo.

Las pruebas pertinentes pueden incluir declaraciones de familiares, compañeros de trabajo, amigos o vecinos: cualquier persona que pueda dar fe de que usted es un padre cariñoso y que nunca haría daño a sus hijos. Aunque puede convertirse en un juego de “él dijo, ella dijo”, contar con el apoyo de otras personas ayudará al juez a ver que usted no es abusivo.

Haga saber a las personas más cercanas a usted lo que está pasando y anímelas a hablar abiertamente y con honestidad sobre su capacidad de crianza cuando sean entrevistadas por los Servicios de Protección de Menores o el personal del tribunal. Las personas que te apoyan también pueden proporcionar declaraciones escritas al tribunal sobre tus capacidades como padre o madre.

El simple hecho de contar con personas que puedan afirmar que nunca le han visto maltratar o amenazar a sus hijos ayudará a su caso. Si no se descubren pruebas de maltrato, la investigación se cerrará y el tribunal determinará oficialmente que no hubo maltrato o que no se puede confirmar.

Qué hacer cuando un niño le acusa falsamente

La denuncia de un niño por malos tratos debe tomarse siempre en serio. Sin embargo, especialmente en los casos de custodia, no es raro que uno de los padres intente sabotear la imagen del otro influyendo en su hijo para que haga acusaciones falsas.

Si su hijo le acusa falsamente de maltrato infantil, usted tomaría medidas similares a las que tomaría si otra persona hiciera la acusación contra usted: Cooperar con los Servicios de Protección de Menores y/o con las fuerzas del orden mientras trabajan en su caso. También puede reunir cualquier testigo de carácter, como familiares o amigos, que puedan atestiguar que usted es un buen padre.

Cada estado tiene su propia línea de atención de los Servicios de Protección de Menores para las denuncias de maltrato/abandono de niños; si un niño hace una denuncia llamando a este número, hay ciertos criterios que deben cumplirse para que se inicie una investigación. Los criterios son: que el niño sea menor de 18 años, que el padre acusado tenga la custodia del niño y que las acciones que se acusa de cometer al padre estén definidas por la ley como abuso o negligencia.

Si los Servicios de Protección de Menores abren una investigación, buscarán pruebas físicas y/o verbales de los abusos. Si hay pruebas suficientes, su nombre puede ser añadido al Registro Central, una lista confidencial de autores de negligencia o abuso infantil. Si las acusaciones no justifican una investigación, los Servicios de Protección Infantil pueden hacer una evaluación familiar en la que visitan su casa para identificar los factores de riesgo de futuros abusos o negligencias.
En última instancia, un juez determina si usted mantiene la custodia de su hijo mientras la investigación está en curso.
Si su hijo le acusa falsamente de malos tratos, debe cumplir con las investigaciones o evaluaciones familiares que se realicen y consultar con un abogado.

¿Cuáles son las consecuencias de las acusaciones falsas de abuso infantil?

En el estado de Missouri, existen posibles consecuencias civiles y penales por hacer falsas acusaciones de abuso infantil. El padre que hizo falsas acusaciones de abuso podría enfrentar lo siguiente:

  • Recibir visitas supervisadas o limitadas con el niño.
  • Puede ser ordenado a pagar los honorarios legales del padre falsamente acusado.
  • Recibir sanciones adicionales.

Además, una acusación falsa de maltrato infantil puede afectar a la decisión del tribunal en un caso de custodia. El padre falsamente acusado tiene la oportunidad de ganar la custodia completa si es apto; sin embargo, la parte falsamente acusada puede solicitar la modificación de las órdenes de custodia. En Missouri, cualquier persona que presente intencionadamente una denuncia falsa de abuso o negligencia infantil será culpable de un delito menor de clase A.

El padre que hace la denuncia falsa no sólo está empañando su credibilidad, sino que también demuestra que el interés superior de su hijo no es lo más importante. En los casos de custodia, la prioridad número uno del tribunal es garantizar el interés superior del niño. Según la ley de Missouri, los niños se benefician de un “contacto frecuente, continuo y significativo con ambos padres”.

Por lo tanto, cuando un padre hace una reclamación falsa de abuso infantil, está impidiendo que su hijo tenga una relación significativa con ambos padres. Aunque a menudo el objetivo es perjudicar al otro progenitor, una acusación falsa afecta al niño más que a nadie.

El curso está dirigido a toda persona mayor de 17 años, con o sin experiencia previa, que esté interesada en obtener nuevos conocimientos, o actualizar los ya adquiridos previamente, sobre los distintos temas abordados en dicho curso para, finalmente, obtener su tan preciada certificación oficial que acredite los conocimientos para poder desarrollarse en el ámbito laboral deseado.

¿Qué es el síndrome del padre malicioso?

El síndrome del padre malicioso es un término utilizado para describir las acciones constantes de uno de los padres para influir en su hijo para que rechace o se aleje de su otro padre. El progenitor que muestra signos del síndrome del padre malicioso puede culpar, ridiculizar y rechazar al otro progenitor de su hijo sin causa justificada.

El progenitor que recibe los comportamientos relacionados con el síndrome del padre malicioso puede experimentar una alienación parental de su hijo. El niño puede creer que rechaza a este progenitor por sus propios medios, sin darse cuenta de que el otro progenitor ha influido en él para que lo haga.

En algunos casos, una persona con síndrome del padre malicioso puede llegar a extremos para hacer que el otro progenitor quede mal. Una de esas acciones puede ser influir o convencer a su hijo para que acuse al otro progenitor de maltrato.

Si las acciones de un progenitor violan el derecho de familia o el derecho civil, pueden ser acusados y llevados a juicio por estos delitos. Si consulta a un abogado, infórmele sobre la alienación parental que está experimentando.

Intente llevar un diario para registrar los casos de alienación parental. Por ejemplo, si el otro progenitor de su hijo le habla mal de usted o le miente a su familia o a sus amigos, deberá llevar un registro de estos incidentes y compartirlos con su abogado.

Denegación de las visitas o de la custodia

Aunque los jueces no quieren alejar a los niños de sus padres, pecan de precavidos cuando se trata de cualquier tipo de violencia doméstica y de la custodia de los hijos. El curso de acción adecuado dependerá de la naturaleza de las acusaciones y de una serie de otros factores.

Normalmente, el juez puede suspender el derecho de visita y/o la custodia del progenitor acusado hasta que se realice una investigación. Cuando esa investigación no descubre pruebas de abuso, se restablecen los derechos del padre acusado.

Cada vez que se le acuse de abuso infantil, debe consultar con un abogado con experiencia en el manejo de casos similares. Trabaje con un abogado de derecho de familia que pueda ayudarle a reunir pruebas, construir un caso de apelación y abogar en su favor, para que la verdad pueda ser revelada completamente y sus derechos parentales puedan ser restablecidos.

En particular, si una investigación no limpia su nombre, un abogado de familia puede ayudarle a construir un caso más sólido con pruebas adicionales. Si uno de los progenitores muestra signos del síndrome del padre malintencionado, esta es definitivamente una información que debe compartir con un abogado.

Si uno de los padres influye en el niño para que acuse al otro de maltrato, un abogado puede utilizar esta información -y el hecho de que la alienación parental influyó en la acusación- para construir su caso.

Las denuncias legítimas de maltrato infantil son un asunto serio

Las denuncias de maltrato infantil válidas son un asunto serio. Si su hijo ha sido abusado o está en riesgo de abuso por su otro padre, su seguridad es de suma importancia. Es crucial contratar una representación cualificada que le ayude a solicitar rápidamente una orden de alejamiento y a presentar cargos contra el padre abusivo cuando sea necesario.

Sin embargo, si usted ha sido acusado falsamente de abuso infantil, es imperativo que luche contra la demanda agresivamente. Si se enfrenta a un divorcio o experimenta una disputa por la custodia de los hijos en Missouri, es apremiante contar con un abogado de derecho de familia agresivo y experimentado en su esquina. Usted necesita un abogado de derecho de familia de Missouri que haya lidiado exitosamente con la lucha contra falsas acusaciones de abuso infantil y que entienda que nada es más sagrado que la relación que usted tiene con su hijo.

Comprueba qué tipo de conductas son maltrato infantil

Este consejo se aplica a Inglaterra. Ver consejos para Ver consejos para Irlanda del Norte, Ver consejos para Escocia, Ver consejos para Gales

No existe una definición legal clara de “maltrato infantil”, pero hay leyes que protegen a los niños de cualquier daño.

Alguien hace daño a un niño si:

  • Lo trata mal.
  • Lo enferma.
  • Les impide crecer y desarrollarse adecuadamente.

Los ayuntamientos y otras organizaciones que están en contacto con niños tienen la obligación legal de protegerlos si son menores de 18 años y sufren, o pueden sufrir, un daño importante.

Estos son algunos ejemplos de cosas que podrían causar daño y en las que un niño necesitaría protección.

Negligencia

La negligencia es la falta continua de satisfacción de las necesidades físicas o emocionales básicas de un niño. Alguien puede desatender a un niño a propósito, o puede no darse cuenta de que lo está haciendo.

Alguien puede estar desatendiendo a un niño del que es responsable si:

  • No le proporciona alimentos, ropa y alojamiento adecuados – no le protege de daños o peligros físicos y emocionales, incluso durante el embarazo.
  • No los supervisan adecuadamente.
  • No les permite acceder a la atención o el tratamiento médico adecuados.

Si te preocupa alguien que tiene contacto con un niño, puedes pedir a la policía que compruebe si tiene antecedentes por delitos sexuales.

Maltrato físico

El maltrato físico se produce cuando alguien hiere o daña deliberadamente a un niño, o lo enferma. Algunos ejemplos de maltrato físico son los golpes o las sacudidas.

Maltrato emocional

El maltrato emocional es el que causa un daño grave al desarrollo emocional del niño.

Ejemplos de maltrato emocional son cuando alguien:

  • Castiga constante o injustamente a un niño.
  • No muestra a un niño que es responsable de cualquier afecto.
  • Le dice a un niño que no vale nada.
  • No da al niño la oportunidad de expresar sus opiniones.
  • Impide que el niño participe en actividades sociales normales.
  • Permite que un niño vea o escuche los abusos de otra persona.
  • Intimida a un niño, haciéndole sentir miedo o peligro; esto incluye el acoso en línea.

Abuso sexual

Es cuando se obliga a un niño a participar en actividades sexuales, sepa o no lo que está ocurriendo y haya o no amenaza de violencia.

  • El abuso sexual de un niño puede implicar
  • contacto físico, por ejemplo, tocamientos o agresiones sexuales
  • actividades sin contacto, como mostrar a los niños imágenes pornográficas o preparar a un niño en línea, como preparación para el abuso
  • utilizar a los jóvenes en la prostitución: siempre es un abuso sexual infantil involucrar a un menor de 18 años en la prostitución

Si te preocupa alguien que tiene contacto con un niño, puedes pedir a la policía que compruebe si tiene antecedentes por delitos sexuales.

Maltrato doméstico

Si un niño ve o escucha la violencia doméstica o los malos tratos entre los adultos de su casa, podría tratarse de maltrato infantil.

Puede encontrar más información sobre el maltrato doméstico, incluyendo cómo encontrar otro lugar donde quedarse y cómo obtener protección legal.

error: El contenido está protegido
Exit mobile version