La naturaleza se refiere a cómo la genética influye en la personalidad de un individuo, mientras que la crianza se refiere a cómo su entorno (incluidas las relaciones y experiencias) influye en su desarrollo. Si la naturaleza o la crianza desempeñan un papel más importante en la personalidad y el desarrollo es uno de los debates filosóficos más antiguos dentro del campo de la psicología.

Aprenda cómo se define cada una de ellas y por qué sigue surgiendo la cuestión de la naturaleza frente a la crianza. También compartimos algunos ejemplos de cuándo se producen las discusiones sobre este tema, cómo interactúan los dos factores entre sí, y los puntos de vista contemporáneos que existen en el debate de la naturaleza frente a la crianza tal y como está hoy en día.

Definición de naturaleza y crianza

Para entender mejor el argumento naturaleza vs. crianza, es útil saber qué significa cada uno de estos términos.

La naturaleza se refiere en gran medida a nuestra genética. Incluye los genes con los que nacemos y otros factores hereditarios que pueden afectar a la formación de nuestra personalidad e influir en el modo en que nos desarrollamos desde la infancia hasta la edad adulta.

La crianza engloba los factores ambientales que influyen en lo que somos. Esto incluye nuestras experiencias en la primera infancia, la forma en que fuimos criados, nuestras relaciones sociales y la cultura que nos rodea.

Algunas características determinadas biológicamente son las enfermedades genéticas, el color de los ojos, el color del pelo y el color de la piel. Otras características están ligadas a las influencias del entorno, como la forma de comportarse de una persona, que puede estar influida por los estilos de crianza y las experiencias aprendidas.

Por ejemplo, un niño puede aprender, mediante la observación y el refuerzo, a decir por favor y gracias. Otro niño puede aprender a comportarse de forma agresiva observando a niños mayores que se comportan de forma violenta en el patio de recreo.

Historia del debate naturaleza vs. Debate de la naturaleza contra la nutrición

El debate entre naturaleza y crianza es constante. El debate moderno se centra a menudo en el efecto de los genes sobre la disposición humana, en contraposición a las influencias que puedan tener el entorno y el desarrollo temprano. A medida que la cultura cambia, también lo hace la interpretación popular de este debate. En los años 60, por ejemplo, los psicólogos -y la cultura popular en general- estaban muy influenciados por las teorías del conductismo. Esta teoría llevó a la creencia generalizada de que la personalidad humana está influenciada principalmente por la experiencia y el entrenamiento. Fue en esta época cuando el investigador John Money intentó demostrar que el género era un producto del condicionamiento temprano criando a un niño, cuya circuncisión fue una chapuza, como si fuera una niña. Su experimento parecía tener éxito al principio, pero finalmente fue un fracaso.

En los últimos años, el lado natural del debate ha ganado más atención, con titulares que anuncian genes recién descubiertos para prácticamente cualquier comportamiento. La psicología evolutiva y la sociobiología son dos ramas de la ciencia que intentan demostrar las raíces evolutivas del comportamiento humano. Los libros escritos por científicos de estos campos son muy populares. Sin embargo, los críticos siguen insistiendo en el importante papel del entorno de la primera infancia, el desarrollo y las influencias culturales. Muchos han argumentado que la sociobiología y la psicología evolutiva son pseudociencias deterministas.

El debate Naturaleza vs. Crianza

El debate naturaleza vs. crianza se centra en la contribución de la genética y los factores ambientales al desarrollo humano. Algunos filósofos, como Platón y Descartes, sugirieron que ciertos factores son innatos o se producen de forma natural independientemente de las influencias ambientales.

Los defensores de este punto de vista creen que todas nuestras características y comportamientos son el resultado de la evolución. Sostienen que los rasgos genéticos se transmiten de padres a hijos e influyen en las diferencias individuales que hacen que cada persona sea única.

Otros pensadores conocidos, como John Locke, creían en lo que se conoce como tabula rasa, que sugiere que la mente comienza como una pizarra en blanco. Según esta noción, todo lo que somos está determinado por nuestras experiencias.

El conductismo es un buen ejemplo de una teoría arraigada en esta creencia, ya que los conductistas consideran que todas las acciones y comportamientos son el resultado del condicionamiento. Teóricos como John B. Watson creían que se podía entrenar a las personas para que hicieran y se convirtieran en cualquier cosa, independientemente de sus antecedentes genéticos.

Las personas con opiniones extremas se llaman nativistas y empiristas. Los nativistas adoptan la postura de que todos o la mayoría de los comportamientos y características son el resultado de la herencia. Los empiristas sostienen que todos o la mayoría de los comportamientos y características son resultado del aprendizaje.

Ejemplos de naturaleza frente a crianza

Un ejemplo de cuando surge el argumento de naturaleza vs. crianza es cuando una persona alcanza un alto nivel de éxito académico. ¿Lo ha hecho porque está genéticamente predispuesta a tener niveles elevados de inteligencia, o su éxito es el resultado de un entorno enriquecido?

El argumento de la naturaleza frente a la crianza también se puede plantear cuando se trata de por qué una persona se comporta de determinada manera. Si un hombre maltrata a su mujer y a sus hijos, por ejemplo, ¿se debe a que nació con tendencias violentas, o es la violencia algo que aprendió observando a otros en su vida cuando crecía?

Enseña a tus hijos a crear hábitos sanos desde temprana edad, con esta práctica, divertida y muy útil herramienta que necesitas en casa.

Para poder hoy día llevar una crianza saludable en donde enseñemos a nuestros hijos a conseguir las cosas con esfuerzo, perseverancia, paciencia y sobre todo disfruten del proceso. Esto será posible con nuestra planeada y elaborada TABLA DE RECOMPENSAS.

Esta te permitirá poder enseñar a tu hijo(a) a que se esfuerce por conseguir algo mientras desarrolla tareas básicas en su día a día, además esta herramienta te permitirá poder compartir más momentos juntos cómo familia y aprender juntos.

Naturaleza vs. a crianza en psicología

A lo largo de la historia de la psicología, el debate de la naturaleza frente a la crianza ha seguido suscitando controversias. La eugenesia, por ejemplo, fue un movimiento muy influenciado por el enfoque nativista.

El psicólogo Francis Galton acuñó los términos “naturaleza frente a crianza” y “eugenesia” y creía que la inteligencia era el resultado de la genética. Galton también consideraba que había que animar a los individuos inteligentes a casarse y tener muchos hijos, mientras que había que disuadir a los menos inteligentes de reproducirse.

El valor otorgado a la naturaleza frente a la crianza puede incluso variar entre las diferentes ramas de la psicología, con algunas ramas que adoptan un enfoque más unilateral. En la biopsicología, por ejemplo, los investigadores llevan a cabo estudios que exploran cómo los neurotransmisores influyen en el comportamiento, haciendo hincapié en el papel de la naturaleza.

En cambio, en la psicología social, los investigadores pueden realizar estudios sobre cómo los factores externos, como la presión de los compañeros y los medios de comunicación social, influyen en los comportamientos, haciendo hincapié en la importancia de la educación. El conductismo es otra rama que se centra en el impacto del entorno en el comportamiento.

Naturaleza y la crianza en el desarrollo infantil

Algunas teorías psicológicas del desarrollo infantil hacen más hincapié en la naturaleza y otras se centran más en la crianza. Un ejemplo de teoría nativista sobre el desarrollo infantil es el concepto de dispositivo de adquisición del lenguaje (DAL) de Chomsky. Según esta teoría, todos los niños nacen con una capacidad mental instintiva que les permite tanto aprender como producir lenguaje.

Un ejemplo de teoría empirista del desarrollo infantil es la teoría del aprendizaje social de Albert Bandura. Esta teoría dice que las personas aprenden observando el comportamiento de los demás. En su famoso experimento del muñeco Bobo, Bandura demostró que los niños podían aprender comportamientos agresivos simplemente observando a otra persona que actuaba de forma agresiva.

Naturaleza vs. a crianza en el desarrollo de la personalidad

También se discute si la naturaleza o la crianza desempeñan un papel más importante en el desarrollo de la personalidad. La respuesta a esta pregunta varía en función de la teoría del desarrollo de la personalidad que se utilice.

Según las teorías conductistas, nuestra personalidad es el resultado de las interacciones que tenemos con nuestro entorno, mientras que las teorías biológicas sugieren que la personalidad se hereda en gran medida. Luego están las teorías psicodinámicas de la personalidad que hacen hincapié en el impacto de ambas.

Naturaleza y la crianza en el desarrollo de la enfermedad mental

Se podría argumentar que la naturaleza o la crianza contribuyen al desarrollo de la salud mental. Algunas causas de las enfermedades mentales se sitúan en el lado natural del debate, como los cambios o desequilibrios de las sustancias químicas del cerebro. La genética también puede contribuir al desarrollo de las enfermedades mentales, aumentando el riesgo de padecer un determinado trastorno o enfermedad.

Los trastornos mentales con algún tipo de componente genético incluyen el autismo, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), el trastorno bipolar, la depresión mayor y la esquizofrenia.

Otras explicaciones de las enfermedades mentales son ambientales. Esto incluye la exposición a toxinas ambientales, como las drogas o el alcohol, mientras se está en el útero. Ciertas experiencias vitales también pueden influir en el desarrollo de las enfermedades mentales, como ser testigo de un acontecimiento traumático, que conduce al desarrollo del trastorno por estrés postraumático (TEPT).

Naturaleza frente a crianza en la terapia de salud mental

Los diferentes tipos de tratamiento de salud mental también pueden depender más de la naturaleza o de la crianza en su enfoque de tratamiento. Uno de los objetivos de muchos tipos de terapia es descubrir cualquier experiencia vital que pueda haber contribuido al desarrollo de la enfermedad mental (crianza).

Sin embargo, la genética (naturaleza) también puede desempeñar un papel en el tratamiento. Por ejemplo, las investigaciones indican que la composición genética de una persona puede influir en la forma en que su cuerpo responde a los antidepresivos. Tener esto en cuenta es importante para conseguir que esa persona reciba la ayuda que necesita.

Interacción entre la naturaleza y la crianza

¿Qué es más fuerte: la naturaleza o la crianza? Muchos investigadores consideran que la interacción entre la herencia y el entorno -naturaleza con crianza, en lugar de naturaleza frente a crianza- es el factor de influencia más importante de todos.

Por ejemplo, la afinación perfecta es la capacidad de detectar el tono de una melodía musical sin ninguna referencia. Los investigadores han descubierto que esta capacidad tiende a ser hereditaria y podría estar ligada a un único gen. Sin embargo, también han descubierto que no basta con poseer el gen, ya que es necesario el entrenamiento musical durante la primera infancia para que se manifieste esta capacidad heredada.

La estatura es otro ejemplo de rasgo influenciado por la interacción entre la naturaleza y la crianza. Un niño puede heredar los genes de la altura. Sin embargo, si crece en un entorno desfavorecido en el que no recibe una alimentación adecuada, es posible que nunca alcance la altura que podría haber tenido si hubiera crecido en un entorno más saludable.

Un campo de estudio más reciente que pretende conocer mejor la interacción entre los genes y el entorno es la epigenética. La epigenética trata de explicar cómo el entorno puede influir en la forma en que se expresan los genes.

Algunas características están determinadas biológicamente, como el color de los ojos, el color del pelo y el color de la piel. Otras, como la esperanza de vida y la altura, tienen un fuerte componente biológico, pero también están influidas por factores ambientales y el estilo de vida.

Opiniones contemporáneas sobre la naturaleza y la crianza

La mayoría de los expertos reconocen que ni la naturaleza ni la educación son más fuertes que la otra. Por el contrario, ambos factores desempeñan un papel fundamental en lo que somos y en lo que nos convertimos. No sólo eso, sino que la naturaleza y la crianza interactúan entre sí de manera importante a lo largo de nuestra vida.

Por ello, muchos en este campo están interesados en ver cómo los genes modulan las influencias ambientales y viceversa. Al mismo tiempo, este debate sobre la naturaleza frente a la crianza sigue vigente en algunas áreas, como en los orígenes de la homosexualidad y las influencias en la inteligencia.

Aunque algunas personas adoptan el enfoque nativista extremo o empirista radical, la realidad es que no hay una forma sencilla de desentrañar la multitud de fuerzas que existen en la personalidad y el desarrollo humano. Estas influencias incluyen factores genéticos, factores ambientales y la forma en que cada uno se entremezcla con el otro.

error: El contenido está protegido
Exit mobile version