En Estados Unidos, más de 50 millones de personas experimentan síntomas de alergia cada año. Desde las alergias estacionales hasta las alimentarias, los síntomas de una reacción alérgica pueden ir desde una nariz congestionada o una pequeña erupción hasta complicaciones de salud más graves e incluso potencialmente mortales.

Ni que decir tiene que mantenerse alerta y controlar estos síntomas puede ser a menudo estresante y aislante.

De hecho, las investigaciones demuestran que padecer alergias se asocia a un mayor riesgo de desarrollar trastornos mentales. Entonces, ¿por qué no se habla más a menudo del impacto de las alergias en la salud mental?

El impacto oculto de las alergias

No hay escasez de posibilidades en lo que respecta a las alergias. Las personas sufren reacciones alérgicas a ciertas plantas, materiales, medicamentos, pelo y caspa de animales, factores ambientales y mucho más.

Sufrir un ataque de alergia puede ser traumático, y estar al tanto de los posibles alérgenos puede resultar agotador. El peaje psicológico de esto es grande, dice Taish Malone, un consejero profesional licenciado con Mindpath Health.

“El cuerpo físico está en una relación simbiótica con nuestros estados mentales, que incluyen nuestros pensamientos y emociones”, dice Malone.

“Muchos no se dan cuenta de que tener alergias es una condición médica, lo que puede ser la razón por la que la mayoría suele subestimar el impacto que tener alergias puede tener en quien las padece”.

Las alergias a los alimentos son unas de las más comunes y potencialmente más peligrosas desde el punto de vista físico.

Las investigaciones demuestran que la ansiedad, la depresión e incluso el acoso escolar se asocian a menudo con el hecho de padecer una alergia alimentaria, especialmente a una edad temprana: uno de cada tres niños con alergias alimentarias afirma haber sido acosado a causa de esa alergia.

Aunque las alergias pueden no tener una relación causal con la salud mental, definitivamente existe una correlación. Malone señala que cuanto mayor es la gravedad de una alergia y sus síntomas, mayor es su impacto.

“Sufrir con síntomas perturbadores que causan un malestar repetitivo puede llevar a la duda en algunos, e incluso suponer un factor de estrés en la calidad de vida y llevar a disfunciones de la respuesta al estrés como la ansiedad y la depresión”, dice.

Haciéndose eco de este punto, una encuesta de Allergy UK descubrió que algo más de la mitad de los adultos que viven con alergias evitan las interacciones sociales y sienten la necesidad de restar importancia a los síntomas de la alergia porque no quieren ser juzgados por amigos, familiares o empleadores.

“Los mismos alérgenos que desencadenan las alergias estacionales pueden causar asma y eczema, que tienen datos que muestran altos índices de ansiedad, depresión e incluso suicidio”, dice la doctora Purvi Parikh, alergóloga de Allergy & Asthma Network.

Alergias en tiempos de pandemia

En cuanto a las alergias estacionales, la primavera y el verano pueden ser épocas difíciles para los alérgicos. Pero la temporada de alergias de este año puede ser un poco más dura.

La tos, los mocos y los problemas respiratorios son síntomas comunes de las alergias, pero también son síntomas del COVID-19.

Discernir entre ambas afecciones, como señala Parikh, puede provocar estrés. Y no sólo eso: mostrar cualquiera de estos síntomas en público suele provocar una determinada reacción de las personas que se encuentran cerca.

“El miedo a una zona poblada puede provocar sentimientos de rechazo y aislamiento para evitar las miradas de daga o que la gente se aleje cuando alguien con alergia empieza a mostrar algunos signos que no se entienden”, dice Malone.

Señala que, aunque es totalmente comprensible que la gente quiera protegerse del virus, para alguien que experimenta alergias, esto puede sentirse como una exclusión social.

La persona puede entonces evitar las situaciones sociales por completo, y este nivel de aislamiento podría ser perjudicial durante una época en la que los sentimientos de miedo y soledad ya son elevados.

En ocasiones por dichas circunstancias se suele adquirir ALERGIAS. Una alergia es una reacción de su sistema inmunitario hacia algo que no molesta a la mayoría de las demás personas. Quienes tienen alergias suelen ser sensibles a más de una cosa. Por eso este maravilloso libro fue creado para el bienestar de la sociedad frente a el tema de las alergias sus tratados causas y prevención.

Cómo aliviar los síntomas de la alergia

Para aquellos que se encuentran en ese barco en este momento, Malone recomienda algunos métodos para superar las luchas mentales de las alergias. La hipnoterapia ha mostrado resultados positivos, por ejemplo, dice.

“En la práctica de este estado alterado de conciencia, un hipnoterapeuta puede tender un puente o mediar entre la mente y el cuerpo utilizando la influencia de la sugestión”, dice Malone.

La acupuntura podría ser otra posible vía de alivio, dice, ya que este método está aumentando su popularidad como alternativa a los tratamientos convencionales contra la alergia. De hecho, las investigaciones han demostrado que la acupuntura reduce significativamente los síntomas nasales de las alergias.

Las hormonas del estrés podrían agravar las alergias estacionales, según un estudio

Encontrar formas de reducir el estrés puede aportar una serie de beneficios para la salud física y mental de todo el mundo, pero puede suponer una ventaja añadida para los 60 millones de personas de EE.UU. que padecen alergias estacionales.

Un nuevo estudio publicado en el International Journal of Molecular Sciences ha descubierto que la presencia de una hormona del estrés puede agravar las alergias nasales. Los hallazgos podrían abrir la puerta a nuevos tratamientos para las alergias estacionales en el futuro.

Esto es lo que hay que saber sobre las últimas investigaciones sobre la relación entre el estrés y las alergias.

El estudio

En un estudio publicado a principios de este mes, un equipo de investigadores dirigido por científicos de Osaka (Japón) realizó una serie de experimentos para explorar la relación entre el aumento de las reacciones alérgicas y la hormona del estrés liberadora de corticotropina (CRH). El estrés hace que el cuerpo libere CRH, que a su vez ayuda a liberar cortisol, la principal hormona del estrés que pone al cuerpo en modo de lucha o huida.

Cuando los investigadores añadieron CRH a un cultivo de órganos de pólipos nasales, observaron que el número de mastocitos, que impulsan las reacciones alérgicas, aumentaba sustancialmente en la mucosa nasal humana (el revestimiento de la cavidad nasal). La reacción también estimuló la actividad de los mastocitos, lo que conduce a la liberación de sustancias químicas que desencadenan las reacciones alérgicas.

“Los mastocitos tienen receptores donde pueden interactuar los alérgenos y los anticuerpos. Cuando el alérgeno y los anticuerpos se conectan con el mastocito, éste extruye las sustancias químicas responsables del picor, la producción de mucosidad o la tos que pueden acompañar a los síntomas de la alergia”, explica la Dra. Tiffany Owens, alergóloga e inmunóloga del Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio. “Todo el mundo tiene mastocitos, pero no todos los mastocitos interactúan con los anticuerpos porque los anticuerpos de la alergia los fabrica cada persona”.

Los investigadores también exploraron el potencial de la antalarmina, un fármaco experimental que bloquea los receptores CRH, como tratamiento de las alergias. Descubrieron que el antalarmin ayudaba a evitar que las hormonas del estrés aumentaran el número de mastocitos y su actividad en la mucosa nasal de los ratones. Sin embargo, se necesitan más investigaciones para determinar el efecto del fármaco en los seres humanos.

“No tenemos la antalarmina como tratamiento que utilicemos ahora, pero si ayuda a prevenir la inflamación relacionada con el estrés, podría ser una posible opción de tratamiento en el futuro”, dice el Dr. Owens.

Los resultados confirman lo que algunos alergólogos, como la Dra. Purvi Parikh, portavoz de la Red de Alergia y Asma, han observado al tratar a pacientes con alergias y altos niveles de estrés.

“Cuando la gente está estresada, empeora todas las afecciones alérgicas. Las alergias a los senos nasales empeoran, y si una persona es propensa a la urticaria o a las erupciones, eso también empeora”, dice. “También observamos que las personas tienen reacciones anafilácticas aún más cuando están bajo estrés, ya sea físico o mental”.

Investigaciones anteriores sobre el estrés y las alergias

Esta nueva investigación se basa en estudios anteriores sobre la relación entre el estrés y las alergias.

Un estudio del 2013 publicado en Annals of Allergy, Asthma and Immunology descubrió que las personas que tenían un estrés emocional persistente tendían a tener una mayor frecuencia de brotes de alergia. Sin embargo, no descubrió que el cortisol estuviera asociado a los síntomas de la alergia.

Y un ensayo controlado aleatorio de 2009 demostró que el estrés y la ansiedad podían empeorar y prolongar los síntomas de la rinitis alérgica, un grupo de síntomas nasales (como estornudos y picor de ojos llorosos) que se producen cuando se inhala algo a lo que se es alérgico.

El último estudio ayuda a avanzar en la comprensión científica de cómo una determinada hormona del estrés puede provocar una reacción alérgica.

“Esto nos sigue intrigando como médicos y como pacientes, al pensar en nuestros cuerpos como esta compleja maquinaria que interactúa con nuestros ambientes internos y externos, y hay muchos factores involucrados”, dice el Dr. Owens. “Es esperanzador que esto no sea sólo un estudio farmacéutico centrado en qué fármaco podemos vender para mejorar esto”.

Prevención

La medida más importante que puede tomar una persona para prevenir una reacción alérgica es evitar el alérgeno que le provoca la alergia.

Evitar los alérgenos no siempre es práctico o posible; por ejemplo, si una persona es alérgica a la caspa de su mascota o es jardinero con alergia al polen. En estos casos, un médico puede ayudar a preparar un plan de gestión de la alergia para reducir el contacto con los alérgenos y controlar los síntomas con medicamentos.

Si alguien no tiene clara la causa de la alergia, puede resultarle útil llevar un diario. Llevar un registro de sus desplazamientos, acciones y dieta puede ayudar a la persona a identificar lo que desencadena o empeora sus síntomas.

Cómo afrontar las alergias estacionales

Si las alergias le hacen sentir mal en primavera (o en cualquier época del año), considere la posibilidad de trabajar con un alergólogo para controlar sus síntomas. Es posible que le recomiende medicamentos para aliviar los síntomas y/o inyecciones antialérgicas (inmunoterapia) para aumentar su tolerancia a determinados alérgenos, como el polen.

Aunque las investigaciones sobre el estrés y las alergias son prometedoras, los expertos afirman que reducir el estrés probablemente no sea suficiente para aliviar los síntomas de la alergia.

“Quiero subrayar que esto no sustituye a las terapias tradicionales”, dice el Dr. Parikh. “El manejo del estrés debe hacerse junto con otros tratamientos. A veces la gente piensa: ‘Haré yoga y no tomaré mis medicamentos’, pero deberías hacer ambos si los necesitas.”

Los hallazgos del último estudio son una prueba más de que la reducción del estrés debería incorporarse a una rutina de estilo de vida saludable más amplia, no sólo para las personas con alergias, sino para todo el mundo, dice la Dra. Owens.

“Recomiendo la reducción del estrés, no tanto si alguien viene y dice que le pican los ojos y le gotea la nariz, sino más bien en términos de salud y bienestar general”, dice. “Esto no es más que otro estímulo para cuidarnos, prestar atención a lo que nos dice nuestro cuerpo y hacer el menor daño posible. Podemos hacer cosas realmente buenas por nosotros mismos si nos tomamos tiempo para descansar y prestar atención a los hábitos saludables.”

Cuándo contactar con un médico

Una persona debe consultar a su médico o a un alergólogo si experimenta síntomas de alergia persistentes que no se alivian con los tratamientos de venta libre o que interfieren en la realización de sus tareas diarias.

Un alergólogo es un médico especializado en el tratamiento de las alergias.

Si alguien experimenta síntomas de anafilaxia, debe inyectarse epinefrina y llamar inmediatamente a emergencia.

Los signos y síntomas de la anafilaxia incluyen:

  • Dificultad para respirar, como respiración rápida o superficial.
  • Sibilancias.
  • Latidos rápidos del corazón.
  • Ansiedad o confusión.
  • Presión arterial baja.
  • Sensación de mareo o desmayo.
  • Pérdida de conocimiento.

Si una persona ha tenido previamente una reacción alérgica grave, debe llevar una pulsera o un collar de alerta médica. Esto permite que otras personas sepan cómo ayudar si la persona tiene una reacción alérgica grave y no puede comunicarse.

Lo que esto significa para usted

Los altos niveles de estrés pueden dañar tu salud física y mental. Ahora, una nueva investigación muestra que también puede agravar los síntomas de las alergias estacionales, que afectan a hasta 60 millones de personas en Estados Unidos cada año.

Aunque los expertos afirman que la reducción del estrés no sustituye al tratamiento tradicional de la alergia, puede ser beneficioso incorporarlo a una rutina general de estilo de vida saludable que, a su vez, puede mejorar los síntomas. Si sus alergias están actuando, póngase en contacto con un alergólogo para ver si los medicamentos o la inmunoterapia pueden ayudar.

error: El contenido está protegido
Exit mobile version