Hay muchas razones por las que las personas pueden actuar y responder de forma no asertiva y en estas páginas se examinan algunas de las más comunes.

Cuando las personas no son asertivas, pueden sufrir una pérdida de confianza y autoestima, lo que probablemente las hará menos asertivas en el futuro. Por eso es importante romper el ciclo y aprender a ser más asertivo, respetando al mismo tiempo los puntos de vista y las opiniones de los demás. Todos tenemos derecho a expresar nuestros sentimientos, valores y opiniones.

¿Qué es la asertividad?

La asertividad se define como la capacidad de expresarse de forma abierta, tranquila y directa, sin dejar de respetar a los demás. Se considera una cualidad importante en la vida cotidiana, desde las relaciones en el trabajo o con la familia y los amigos. La asertividad es el término medio de la comunicación entre el estilo pasivo y el agresivo.

Muchas personas malinterpretan el significado de la asertividad y la confunden con la agresión o el dominio excesivo. En realidad, la asertividad es una característica positiva, que permite a una persona expresar claramente sus necesidades, límites y opiniones, minimizando el conflicto y manteniendo el respeto hacia los demás.

¿Por qué la asertividad es un rasgo valioso?

Ser asertivo puede ayudarte a controlar la ira y el estrés y a mejorar las habilidades de afrontamiento. Es importante reconocer y aprender el comportamiento y la comunicación asertivos, ya que, sin asertividad, las personas pueden permitir que otros violen sus límites. Como el concepto de comunicación asertiva se basa en el respeto mutuo y la diplomacia, puede ayudar a las personas a sortear problemas complejos o periodos de cambio con eficacia en todo tipo de relaciones.

¿Cómo se siente la asertividad?

Los rasgos de sentirse asertivo pueden describirse con las siguientes afirmaciones:

  • Te sientes seguro de ti mismo.
  • Te sientes con derecho a ser quien eres.
  • Te expresas con calma y claridad.
  • Crees que eres valioso y que tu tiempo también lo es.

Las personas asertivas no temen defender sus puntos de vista, sus objetivos o animar a los demás a ver su punto de vista. La asertividad suele asociarse a una mayor autoestima y confianza. Es una cualidad que puede aprenderse.

Beneficios y desventajas

Evitar el conflicto puede ser beneficioso en algunas situaciones. Sin embargo, el estilo de comunicación no asertivo no pretende eso como estrategia. La desventaja es que es poco probable que sea atractivo o incluso claro a la hora de expresar lo que se quiere. La comunicación poco clara no es eficaz para conseguir un resultado. Lo único que hace es comunicar una falta de interés en la otra persona. Puede hacer que parezcas indiferente, despreocupado o desinteresado por un tema, aunque no sea así en absoluto.

Si quieres dejar de ser ignorado, puedes aprender asertividad, que habla desde un lugar de autoestima y garantiza que cuando te sientas utilizado o ignorado, puedas expresar tus sentimientos y preocupaciones con respeto y calma. La asertividad fomenta las soluciones beneficiosas para todos y es una buena forma de gestionar y reducir los conflictos.

Razones por las que la gente no es asertiva

Baja autoestima y confianza en sí mismo

Los sentimientos de baja autoestima o autovaloración suelen llevar a las personas a tratar con otras personas de forma pasiva.

Al no hacer valer sus derechos, expresar sus sentimientos o decir claramente lo que quieren, las personas con baja autoestima o confianza en sí mismas pueden invitar a los demás a tratarlas de la misma manera. La baja autoestima se refuerza en un círculo vicioso de respuesta pasiva y reducción de la confianza en sí mismo.

Roles

Ciertos roles se asocian a un comportamiento no asertivo, por ejemplo, los roles laborales de bajo estatus o el rol tradicional de la mujer. Estereotipadamente, las mujeres son vistas como pasivas, mientras que de los hombres se espera que sean más agresivos.

Puede haber una gran presión sobre las personas para que se ajusten a los roles que se les asignan. Es probable que seas menos asertivo con tu jefe en el trabajo de lo que serías con un colega o compañero de trabajo que consideres de un nivel igual o inferior al tuyo en la organización.

Experiencia anterior

Muchas personas aprenden a responder de forma no asertiva a través de la experiencia o del modelado de su comportamiento según el de sus padres u otros modelos. El comportamiento aprendido puede ser difícil de desaprender y puede ser necesaria la ayuda de un asesor.

Estrés

Cuando las personas están estresadas suelen sentir que tienen poco o ningún control sobre los acontecimientos de su vida.

Las personas estresadas o ansiosas suelen recurrir a comportamientos pasivos o agresivos para expresar sus pensamientos y sentimientos. Es probable que esto aumente la sensación de estrés y que, en consecuencia, haga que los demás se sientan estresados o ansiosos.

Rasgos de personalidad

Algunas personas creen que son pasivas o agresivas por naturaleza, es decir, que han nacido con ciertos rasgos y que poco pueden hacer para cambiar su forma de responder.

Esto es casi siempre una suposición incorrecta, ya que todo el mundo puede aprender a ser más asertivo aunque sus tendencias naturales sean pasivas o agresivas.

¿Qué signos indican una falta de asertividad?

Hay varios factores que pueden sugerir que una persona tiene poca asertividad, como por ejemplo:

  • Poca fluidez al hablar.
  • Tartamudez.
  • Baja autoestima.
  • Preocupación excesiva por la opinión de los demás.
  • Sentimientos de inadecuación.
  • Ansiedad.
  • Frustración.
  • Sensibilidad a las críticas.
  • Inseguridad.

Estas características pueden causar o empeorar la baja autoestima y la autovaloración.

¿Quieres aprender como potenciar tus relaciones sociales?

Descubre todo lo que necesitas saber sobre el arte de ser asertiva y cambia tu vida.

¡Llegó la hora!

1 . Reconoce cual es tu estilo de comunicación hasta ahora.

2 . Descubre la clave para comprender y aplicar la asertividad en cualquier situación.

3. Aprende y practica algunas de las mejores técnicas para ser asertiva.

Comienza tu transformación sin dejar de ser tu misma.

¿Cómo puede afectar la falta de asertividad al estado de ánimo de una persona?

Las personas que no son asertivas pueden sufrir una falta de confianza o una baja autoestima y pueden encontrar muy difícil hablar o expresarse con claridad. Sentir que los demás no le entienden o que pueden reírse de usted puede provocar un estado de ánimo bajo y sentimientos de tensión, ansiedad e irritabilidad.

Derechos y responsabilidades de la asertividad

Ser asertivo es entender que todo el mundo tiene derechos humanos básicos que deben ser respetados y defendidos.

Responder de forma pasiva puede permitir que se descuiden o ignoren esos derechos. Por el contrario, al comportarse de forma agresiva se puede abusar de los derechos de los demás.

Los derechos que se consideran “derechos personales” varían de una persona a otra y difieren de una cultura a otra.

Los derechos asertivos de un individuo deben incluir siempre:

  • El derecho a expresar sentimientos, opiniones, valores y creencias.
  • El derecho a cambiar de opinión.
  • El derecho a tomar decisiones.
  • El derecho a decir “no sé” y/o “no entiendo”.
  • El derecho a decir “no” sin sentirse mal o culpable.
  • El derecho a no ser asertivo.
  • El derecho a la libertad personal, a ser uno mismo.
  • El derecho a la intimidad, a estar solo e independiente.

A menudo es necesario equilibrar las necesidades de los demás con las nuestras. Hay que considerar cuándo es apropiado hacer valer los derechos personales y cuándo no.

Recuerda que la lista de derechos asertivos se aplica tanto a otras personas como a ti mismo. Por lo tanto, todo individuo tiene la responsabilidad de defender y respetar los derechos de los demás.

Negociación y cooperación

Ser asertivo no significa que los deseos individuales se concedan automáticamente: no siempre se conseguirá lo que se quiere.

El comportamiento asertivo permite a otras personas expresar lo que quieren y, por supuesto, pueden desear un resultado diferente. Para superar un conflicto, la asertividad requiere cooperación y negociación. La cooperación y la negociación permiten que todas las partes sientan que sus puntos de vista han sido reconocidos y que cualquier decisión o resultado se ha alcanzado mediante el entendimiento mutuo y la negociación.

¿Las personas que sufren de falta de asertividad pueden mejorar esto?

Es totalmente posible mejorar la capacidad de comunicar sus necesidades y opiniones trabajando la asertividad. Para ello, no es necesario cambiar de personalidad, sino que aprender nuevas formas de comunicarse eficazmente, así como actividades que ayuden a aumentar la autoestima, puede mejorar la asertividad. Pequeños cambios, como observar cómo se manejan las conversaciones difíciles, analizar la claridad con la que se comunican o utilizar una autoconversación positiva, pueden ser una buena forma de empezar.

Para mejorar la asertividad puede utilizarse una terapia, como la cognitivo-conductual. Suele basarse en una serie de técnicas de reestructuración cognitiva que enseñan a las personas a expresar sus sentimientos, dar importancia a sus creencias y analizar las ideas irracionales e intentar corregirlas.

Cómo afrontar la falta de asertividad

Aprender a comportarse de forma asertiva está muy bien, pero ¿cómo afrontar el comportamiento no asertivo de los demás?

Toda interacción es, al menos, bidireccional, y aprender a lidiar de forma asertiva con el comportamiento no asertivo de los demás es una habilidad importante.

La tentación es responder de forma agresiva o pasiva al comportamiento pasivo o agresivo de los demás. Esto puede ocurrir especialmente si te hacen enfadar.

Sin embargo, en esta página se explica cómo afrontar de forma eficaz y asertiva tanto el comportamiento pasivo como el agresivo.

Date cuenta de que la asertividad no es un “mal comportamiento”

Sí, ser asertivo significa que tendrás que hacer cosas que a otras personas no les gusten. Pero debes darte cuenta de que hacer eso está bien cuando te tratan injustamente. No te preocupes por ser percibido como “una mala persona” por algunas personas. Siempre habrá gente que te juzgue y que interprete tu comportamiento y la situación de forma equivocada. Lo importante es que sepas cuáles son tus derechos y que los defiendas. Defenderte a ti mismo de forma respetuosa, sin perjudicar los derechos de los demás, es la autoafirmación, y es un comportamiento bueno y saludable.

Aprenda a detectar y detener el comportamiento abusivo e injusto

Aunque la mayoría de nosotros sabemos distinguir cuando nos tratan injustamente, no todos tenemos una buena manera de expresarlo y de plantar cara a los comportamientos injustos. Para poder detectar y detener a alguien que es abusivo o injusto con usted, necesita establecer límites personales. Los límites personales son pautas que establecemos para otras personas y que determinan qué comportamiento es aceptable y cuál no. Por ejemplo: si alguien se aprovecha de ti y de tu tiempo y te pide constantemente que hagas cosas por él, responderle diciendo que no es una señal de buenos límites personales.

No tengas miedo al conflicto

Algunas personas piensan que si se defienden la situación se convertirá en una pelea o algo con consecuencias horribles. Aunque eso ocurre a veces, la mayoría de las veces la gente no va tan lejos y una vez que se enfrenta a que alguien no está aguantando su comportamiento, deja de ser tan agresiva.

Practicar

La práctica te hace mejorar en todo, incluido el hecho de defenderte y comunicarte de forma asertiva. Imagínate a ti mismo y practica diciendo que no a la gente, imagínate discutiendo con ellos. Aprende a comunicarte de forma activa y a expresarte de forma clara y directa.

Intenta actuar con confianza, aunque no la tengas

Aunque te sientas inseguro y ansioso a la hora de enfrentarte a una determinada persona o situación, intenta no demostrarlo. Mantente erguido, mira a los ojos y habla de forma tranquila, directa y clara. Afirma y expresa claramente tus propios sentimientos y opiniones.

Cómo afrontar el comportamiento pasivo

A menudo, las personas se comportan de forma pasiva debido a su baja autoestima o confianza. Si te comportas de forma asertiva, debes intentar dejar claro que se valoran las contribuciones de la otra persona y, por tanto, mejorar su confianza y autoestima.

Recuerda que es posible valorar la contribución de alguien sin estar necesariamente de acuerdo con ella.

Además de ser más asertivos nosotros mismos, hay que fomentar la asertividad en los demás para que puedan comunicar sus ideas y emociones libremente sin sentirse presionados a decir determinadas cosas.

La asertividad en los demás puede fomentarse utilizando habilidades interpersonales bien desarrolladas, como escuchar, preguntar, reflexionar y aclarar.

Cuanto más pueda contribuir una persona y sentir que su contribución es valorada, más se sentirá valorada como individuo.  La experiencia de la retroalimentación positiva ayudará a aumentar la confianza de la persona en sí misma.  Toda la cadena de acontecimientos debería permitir a la persona en cuestión superar cualquier reacción pasiva y comportarse de forma más asertiva.

¿Qué tipo de especialista médico ayuda a mejorar la asertividad?

Los psicólogos tratan la baja asertividad con terapia cognitivo-conductual y asesoramiento.

El mejor consejo

Si sabes que alguien tiende a comportarse de forma pasiva en un grupo de debate o de toma de decisiones, tómate un tiempo antes para discutir con él sus puntos de vista. Si sabes cómo se siente, puedes ayudarle a expresar esas opiniones en el grupo.

error: El contenido está protegido
Exit mobile version