Un ciclo kármico es un patrón repetitivo de eventos, emociones o realizaciones que ocurren en tu vida. Aparece en tu vida como una oportunidad para romper los ciclos negativos y posteriormente cosechar una gran sabiduría.

Se cree que los ciclos kármicos son oportunidades para dominar una lección de vida, y hasta que esa lección se domine, seguiremos repitiendo el ciclo.

Un ciclo kármico no es un término médico y tiene un mínimo respaldo de investigación. Para los estudiantes de yoga, astrología, budismo, espiritualidad india o prácticas de espiritualidad de la Nueva Era, el término ciclo kármico puede resultar algo familiar. Sin embargo, puede ser un concepto totalmente nuevo para aquellos de nosotros que no incursionan en los mundos mencionados.

En cualquier caso, comprender plenamente el karma, los ciclos kármicos y cómo ambos son vehículos para el cambio en tu vida es el primer paso para la curación. Vamos a profundizar en la historia de este concepto.

Historia de los ciclos kármicos

La historia detrás del concepto de los ciclos kármicos comienza con la idea del karma. En su definición más simple, el karma es un concepto que afirma que la calidad de las acciones de una persona influye en la calidad del resultado. En otras palabras, una buena acción conducirá a un resultado positivo, mientras que una mala acción conducirá a un resultado negativo.

El término karma es una palabra sánscrita y una idea central en el hinduismo y el budismo. En estas religiones orientales, existe la creencia en la reencarnación, es decir, que cada ser humano ha vivido múltiples vidas, siendo cada una de ellas una oportunidad para evolucionar y crecer.

Este crecimiento se produce a través de una serie de retos morales, éticos y espirituales, que es cuando entra en juego el ciclo kármico.

Cómo puede ser un ciclo kármico

Por ejemplo, digamos que experimentaste un desafío moral en una vida anterior que finalmente resultó en un fracaso – tal vez no actuaste de acuerdo con tu moral debido al miedo, a las expectativas de la sociedad, o simplemente porque no se te ocurrió que había otra opción. En un ciclo kármico, te enfrentarás a un reto similar en esta vida. Estos desafíos pueden venir a través de la dinámica familiar, las relaciones e incluso las experiencias en el lugar de trabajo.

Señales de un ciclo kármico

Hay dos atributos de los ciclos kármicos: En primer lugar, parecen invitarte a actualizar tu máximo potencial al tener la oportunidad de tomar decisiones diferentes. En segundo lugar, son relativamente fáciles de detectar una vez que reconoces las señales.

Algo te resulta muy familiar

Tal vez tu novio te recuerde a tu padre enfadado. O, por mucho que lo intentes, sigues acabando en ambientes de trabajo tóxicos. Por otro lado, tal vez estés luchando con algo un poco más serio, como beber media botella de vino cada noche mientras te das cuenta de que viste a tu madre hacer exactamente lo mismo.

En psicología, este tipo de situaciones pueden estar relacionadas con los estilos de apego o con los traumas intergeneracionales. En términos espirituales, este escenario puede considerarse un ciclo kármico. El factor que lo identifica es un patrón de desadaptación repetido en tu vida.

Sigues atrayendo a los mismos tipos de personas

Si todas las parejas que has tenido presentan los mismos rasgos no tan buenos de tus padres, es probable que estés en una especie de ciclo kármico.

Los estudios demuestran que gravitamos hacia lo que nos resulta cómodo, incluso si eso significa que acabamos repitiendo un patrón traumático.

Si estamos acostumbrados a que las personas que nos quieren tengan un temperamento ardiente, la incomodidad de ver a nuestra pareja enfadarse con facilidad puede resultarnos extrañamente familiar e incluso tolerarla con un nivel de sufrimiento conocido. Por otra parte, tener una educación con cuidadores ausentes puede hacer que nos sintamos cómodos en la soledad de una relación en la que falta la intimidad emocional.

Te enfrentas a tus miedos

Digamos que uno de sus mayores temores es la inseguridad financiera. Debido a este miedo, es posible que haya permanecido infelizmente en su trabajo insatisfactorio durante muchos años porque es estable y seguro. Sin embargo, en su interior, puede soñar con una carrera más satisfactoria y creativa.

Si pierde su trabajo actual, esto podría considerarse una oportunidad kármica. En lugar de continuar con el ciclo de solicitar únicamente trabajos que le apoyen económicamente pero que no le satisfagan emocionalmente, podría optar por enfrentarse a su miedo y decidir hacer algo diferente. Podrías elegir finalmente una carrera que sientas que te satisface, operando desde un lugar de coraje e inspiración en lugar de miedo.

Enfrentarte a tu mayor miedo es una oportunidad kármica para reevaluar tus verdaderos deseos.

Cada persona tiene un propósito de alma diferente en su vida

Teniendo en cuenta lo que he dicho anteriormente, es fácil concluir que cada uno de nosotros tiene un propósito de vida diferente. Precisamente por eso no debemos juzgar la vida o las elecciones de los demás.

A menudo, muchas cosas parecen no tener ninguna explicación lógica, pero eso es consecuencia de la incapacidad de ver el panorama general.

No entendemos las cosas sin contexto. Es como leer una página rota de un libro muy grande y tratar de darle sentido.

No tiene sentido obsesionarse con entender todo el libro, sino trabajar con lo que se tiene en un momento dado y comprender los principios universales.

Los principios universales son innatos a todo ser humano y todos tienen acceso a ellos si practican la autoconciencia.

Por ello, los ciclos kármicos ofrecen una mejor explicación del mal en el mundo en comparación con las visiones dualistas presentes en la mayoría de las religiones actuales.

Diferentes etapas de los ciclos kármicos en la vida de un ser humano

Se dice que el karma funciona en ciclos que suelen tener una duración de doce años y pueden dividirse en secciones según nuestra edad. A continuación, se explica cómo funcionan en cada periodo de edad:

Infancia

Cuando somos niños, desconocemos por completo nuestro karma pasado, aunque nuestras experiencias de vida ya están diseñadas de alguna manera para formar nuestra personalidad de una forma determinada.

Los niños son muy fáciles de influenciar, ya que no tienen experiencia ni capacidad para comprender las cosas en su totalidad. Las situaciones a las que están expuestos los moldean como las personas en las que se van a convertir.

Por supuesto, esto plantea una de las cuestiones teológicas y filosóficas más populares sobre el destino, el libre albedrío y sus relaciones mutuas.

Los patrones kármicos de la infancia se establecen para ayudarnos a crecer espiritualmente, para ayudarnos a redimir nuestro karma. Sin embargo, como es nuestra etapa más vulnerable de la vida, los asuntos de vidas pasadas tienen una fuerte presencia y efecto.

Juventud

La juventud es la fase iniciática en la que empezamos a ser más conscientes y empezamos a elegir una dirección en la vida con respecto a las formas de ganar dinero en el futuro, etc.

También es el momento en el que tu karma pasado empieza a aparecer de forma más significativa. Por lo general, sucede algo importante.

No siempre tiene que ser dramático en el exterior, pero internamente, sacude tu ser.

Tus rasgos menos desarrollados se pondrán de manifiesto y serás puesto a prueba de alguna manera para aprender lo que aún no sabes.

Comienzo de la edad adulta

Se supone que el patrón kármico termina de formarse alrededor de los 25 años, cuando entramos oficialmente en la edad adulta. Es entonces cuando los patrones kármicos comienzan realmente a manifestarse.

Todo tipo de dolores y dificultades emocionales, mentales y físicas de una vida pasada empezarán a manifestarse de forma única y tú no tendrás ni idea de ello la mayor parte del tiempo.

Cualquier cosa que necesite ser sanada tendrá la oportunidad de sanar, no importa si es el estado emocional, físico o financiero de la persona.

Algunas partes de nuestra vida irán bien gracias al buen karma y otras serán difíciles.

Aquí es donde las cosas alcanzan su máxima complejidad cuando se trata de patrones kármicos. La cuestión es que a los adultos les cuesta más cambiar y el karma requiere cambios.

Si tuviste éxito con el manejo del karma antes de esta etapa, lo más probable es que llegues antes a los eventos kármicos más profundos e importantes y que al pasar por esos eventos hayas transformado tu vida.

Sin embargo, si no tienes éxito, todo el bagaje se acumulará y comenzará a repetirse hasta que aprendas la lección.

La vejez

Aquí es donde la intensidad del ciclo kármico comienza a desaparecer. Desde el punto de vista kármico, esta fase es la menos turbulenta porque los individuos ya han resuelto sus problemas o los han retrasado para la próxima vida.

Sin embargo, es un buen momento para disminuir la carga kármica porque la intensidad del karma es más débil en este momento.

Por supuesto, los síntomas siguen ahí, pero son menos intensos.

El curso más completo en temas relacionados con el Desarrollo Humano, espiritualidad, esoterismo, mundo holístico. Enfocados en este curso en el aspecto de “El Karma”. Temas que son de mucho interés para el público que esta buscando fuentes importantes en estos tópicos. Tendrán mi apoyo en cualquier pregunta o aspecto que necesiten.

Cómo utilizar un ciclo kármico para la curación

Recuerda que el propósito de un ciclo kármico es alcanzar, en última instancia, un nivel superior de sabiduría ética y moral en esta vida. Los ciclos kármicos están diseñados para nuestra curación. Si tomamos conciencia de nuestros ciclos kármicos y estamos dispuestos a realizar el trabajo mental, emocional y espiritual para cambiarlos, entonces es posible una curación más profunda y una mayor autorrealización.

Es importante buscar el apoyo de un profesional de la salud mental de confianza que respete tus creencias espirituales. Los temas que pueden surgir en estos viajes pueden ser desgarradores y puede ser un reto tomar decisiones diferentes a las que has tomado en el pasado, dando resultados diferentes. No tienes que hacer este trabajo o recorrer este camino solo.

Buscar una forma de terapia holística puede ser una gran opción, ya que muchas formas son de afirmación espiritual, utilizan una mezcla ecléctica de terapias cognitivas y somáticas, y tienden a la raíz de los problemas.

Dirige tu atención hacia tu relación contigo mismo. ¿Es usted demasiado autocrítico? ¿Te encuentras actuando fuera de la línea de tus valores? Entonces, con cuidado, empieza a concederte la gracia.

Atravesar una experiencia kármica puede ser un reto inmenso, y cuanto más fuerte sea tu conexión con tu ser más elevado y verdadero, mayor será tu oportunidad de romper viejos ciclos kármicos que ya no te sirven. El viaje puede no ser fácil, pero siempre vale la pena.

El impacto de los ciclos kármicos

Un ciclo kármico tiene el potencial de cambiar tu vida. Con el apoyo, la perspectiva, la intención y la acción adecuados, descubrirás que las circunstancias de tu vida empiezan a cambiar para mejor.

Recuerda que en la filosofía central de un ciclo kármico hay una lección que trasciende las vidas. A medida que se libera de los viejos ciclos kármicos, puede observar y experimentar que las relaciones, los trabajos y las formas de vivir su vida cambian significativamente a medida que continúa su crecimiento y evolución.

Posibles trampas de un ciclo kármico

El camino hacia el cambio y la maduración rara vez es cómodo. Sin embargo, cuando un ciclo kármico comienza a sentirse insoportable, reflexiona sobre cómo te sientes cuando tratas de evitar los problemas en cuestión. La mayoría de las veces, el dolor que experimentamos cuando huimos del trabajo emocional es peor que la incomodidad de afrontar el patrón de frente.

Algo que hay que tener en cuenta cuando se navega por un ciclo kármico es el concepto de derivación espiritual. Esto es cuando los conceptos espirituales se utilizan para evitar los asuntos no resueltos. Reconocer que estás en medio de un ciclo kármico no es suficiente para crear un cambio. Es simplemente el primer paso para encontrarte con tu nueva vida.

Intentar cambiar los ciclos kármicos o los patrones desadaptativos requiere esfuerzo, tiempo y paciencia. Intenta no agobiarte. El primer paso para cambiar es reconocer lo que quieres hacer de forma diferente y avanzar a partir de ahí. Recuerda practicar el autocuidado y la autocompasión. También puedes recurrir a un profesional de la salud mental y/o a un líder espiritual para obtener apoyo adicional.

error: El contenido está protegido
Exit mobile version