¿Por qué es importante un buen cuidado de la piel?

Un buen cuidado de la piel es importante por las siguientes razones:

Ayuda a que tu piel se mantenga en buen estado

A lo largo del día se desprenden células de la piel, por lo que es importante mantenerla brillante y en buen estado. Una rutina eficaz puede ayudar a prevenir el acné, a tratar las arrugas y a mantener el mejor aspecto de tu piel.

Tu piel tendrá un aspecto más joven

A medida que envejece, las células de su piel giran más lentamente, lo que hace que se vea más apagada y menos radiante. El uso de una línea de cuidado de la piel de calidad puede ayudar a eliminar las células muertas de la piel para que tu cuerpo las sustituya por células más nuevas y jóvenes.

Prevenir es más fácil que corregir

Prevenir los problemas de la piel es más fácil -y menos costoso- que intentar solucionarlos en el futuro.

Tu confianza en ti mismo aumentará: Cuando tu piel tenga mejor aspecto, te sentirás mejor contigo mismo y tendrás más confianza.

Su tipo de piel es importante

Puede que sospeches que tienes la piel seca, grasa o sensible, pero ¿sabes realmente cuál es tu tipo de piel? Conocer tu verdadero tipo de piel puede ayudarte la próxima vez que estés en el pasillo de los cosméticos. De hecho, utilizar los productos equivocados para tu tipo de piel podría empeorar el acné, la sequedad u otros problemas cutáneos.

Un buen cuidado de la piel -que incluya protección solar y una limpieza suave- puede mantenerla sana y brillante.

¿No tienes tiempo para un cuidado intensivo de la piel? Puedes seguir mimándote con lo más básico. Un buen cuidado de la piel y un estilo de vida saludable pueden ayudar a retrasar el envejecimiento natural y prevenir varios problemas cutáneos.

¿Qué beneficios aportan los productos de calidad para el cuidado de la piel?

Los siguientes son algunos de los beneficios de los productos de calidad para el cuidado de la piel:

Ingredientes de calidad

De forma similar a los beneficios que aportan los alimentos saludables a su cuerpo, los ingredientes de calidad para el cuidado de la piel pueden mejorarla.

Protección contra los daños ambientales

Como la contaminación.

Ayuda a combatir los efectos del envejecimiento

Como las arrugas y las manchas solares.

Superación de los estándares

Los productos de calidad para el cuidado de la piel son más refinados, con menos bacterias e impurezas.

Dentro de este libro encontraras los temas sobre el acné, y sobre todo el cuidado de la piel facial, todo sobre el cuidado de la piel sensible, productos para el cuidado de la piel antienvejecimiento, cuidado de la piel antienvejecimiento, cuidado de la piel antienvejecimiento, los cuidados naturales de la piel. La respuesta a los problemas de productos, saber elegir un producto para el cuidado de la piel a base de hierbas, contenido sobre el cuidado de la piel de hombres, cuidado orgánico de la piel, tratamiento para el cuidado de la piel útiles nocivos, la importancia de cuidar su piel, tratamiento para el cuidado de la piel para afecciones cutáneas mas comunes y mucho mas.

Tips para tener una piel sana

Limpieza de piel

La limpieza facial es la eliminación de la suciedad, la grasa y otros residuos no deseaos. A lo largo del día, la piel del rostro se cubre continuamente de bacterias, contaminantes y células viejas(muertas). El lavado fácil diario elimina estas impurezas para dar a la piel un aspecto fresco. Sin el lavado, la piel quedaría cubierta por una gruesa capa de suciedad y mugre que dificulta la correcta penetración de otros productos en la piel.

Crear una rutina diaria de cuidado de la piel

Sea cual sea tu tipo de piel, una rutina diaria de cuidado de la piel puede ayudarte a mantener la salud general de la piel y a mejorar problemas específicos como el acné, las cicatrices y las manchas oscuras. Una rutina diaria de cuidado de la piel consta de cuatro pasos básicos que puedes realizar una vez por la mañana y otra antes de dormir.

Filamentos sebáceos

Los filamentos sebáceos son pequeños tubos cilíndricos en los poros, de color amarillo blanquecino. A menudo se confunden con los puntos negros, pero éstos son en realidad un tipo de acné oxidado. Los filamentos sebáceos pueden hacer que los poros parezcan más grandes, y es posible que tengas la tentación de eliminarlos pellizcando la piel o utilizando tiras para los poros. Pero estos métodos pueden tener más efectos secundarios que beneficios para tu piel, sobre todo si no los haces correctamente.

Con el tiempo, también puedes causar:

  • Irritación
  • Poros abiertos e infección
  • Sequedad
  • Enrojecimiento
  • Descamación

Los preparados tópicos que contienen retinol o retinoides pueden ayudar a mantener los poros claros y limpios. También puede resultar beneficioso masajear el rostro con aceite mineral o de ricino durante un minuto.

Otra forma de eliminar los filamentos sebáceos es con una herramienta de extracción. Se trata de un pequeño instrumento de metal con un pequeño círculo en el extremo.

Empieza con la cara limpia y el instrumento

Presiona suavemente el círculo alrededor del bulto para ver si el filamento sale. Ten cuidado, ya que una presión excesiva puede provocar hematomas y cicatrices.

  • Trata la zona con un tónico y una crema hidratante después.
  • Desinfecta siempre tu instrumento con alcohol antes y después de usarlo para prevenir infecciones.
  • También puede ver beneficios adicionales aplicando peróxido de benzoilo después de lavarse antes de la extracción

Manchas, cicatrices e hiperpigmentación

Las manchas, las cicatrices y los puntos oscuros pueden tardar entre unas semanas y seis meses en curarse y desaparecer. El tratamiento inmediato de las cicatrices y las manchas incluye el uso de maquillaje y protección solar para evitar más daños por el sol y la hiperpigmentación.

Otros ingredientes que se sabe que ayudan a desvanecer las cicatrices son:

Silicona

Los estudios demuestran que la silicona tópica puede mejorar el grosor, el color y la textura de las cicatrices. Puede aplicarse gel de silicona de ocho a 24 horas al día. Busque productos con dióxido de silicona como ingrediente.

Miel

Los estudios preliminares muestran que la miel puede curar las heridas y las cicatrices. Puede utilizar la miel si busca un tratamiento casero.

Vitamina C

Busca este ingrediente cuando compres cremas y humectantes. La vitamina C funciona mejor cuando se combina con otros ingredientes aclaradores como la soja y el regaliz.

Niacinamida

Los estudios demuestran que la niacinamida puede ayudar a reducir las manchas y los puntos oscuros, especialmente los provocados por el acné. La niacinamida tópica del dos al cinco por ciento es eficaz para las personas con tonos de piel más claros.

Ácido retinoico

Un estudio descubrió que las cicatrices del acné mejoraron en el 91,4% de las personas que se aplicaron una combinación de ácido retinoico y ácido glicólico.

Busca productos con estos ingredientes y añádelos a tu rutina después de lavarte la cara. No olvides usar siempre protector solar después de la aplicación para evitar el daño solar y la hiperpigmentación.

Cómo comprobar tu tipo de piel en casa

Puedes hacer una prueba física para comprobar tu tipo de piel. Una prueba casera mide la producción de sebo. El sebo es un líquido ceroso y aceitoso que sale de los poros. La cantidad de sebo que produce tu piel puede determinar si tu piel es:

  • Seca
  • Grasa
  • Normal
  • Combinada

Comprobar la producción de sebo en un rostro limpio es la forma más precisa de determinar el tipo de piel que tienes. Sigue estos pasos:

  • Lávate la cara y sécala con palmaditas. Espera 30 minutos.
  • Presiona suavemente un papel secante o un pañuelo de papel sobre tu cara. Presiona el papel en diferentes zonas de tu piel, como la frente y la nariz, las mejillas y la barbilla.
  • Sostén la hoja a la luz para ver lo transparente que es el papel.

Junto con los tipos de piel anteriores, también puedes tener una piel sensible, que no sigue los criterios del sebo. La piel sensible depende de:

  • La rapidez con la que su piel reacciona a la aplicación del producto
  • La capacidad de protección de tu piel
  • La facilidad con la que se enrojece la piel
  • La probabilidad de que la piel sea alérgica

Protégete del sol

Una de las formas más importantes de cuidar la piel es protegerla del sol. Toda una vida de exposición al sol puede provocar arrugas, manchas de la edad y otros problemas cutáneos, además de aumentar el riesgo de cáncer de piel.

Para una protección solar más completa

Utiliza un protector solar. Utiliza un protector solar de amplio espectro con un FPS de al menos 15. Aplique generosamente el protector solar y vuelva a aplicarlo cada dos horas, o más a menudo si se baña o transpira.

Busque la sombra

Evite el sol entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, cuando los rayos solares son más fuertes.

Lleve ropa protectora. Cúbrase la piel con camisas de manga larga ajustadas, pantalones largos y sombreros de ala ancha. Considere también la posibilidad de utilizar aditivos para la ropa, que proporcionan una capa adicional de protección contra los rayos ultravioleta durante un determinado número de lavados, o ropa especial de protección solar, diseñada específicamente para bloquear los rayos ultravioleta.

No fume

Fumar hace que tu piel parezca más vieja y contribuye a la aparición de arrugas. Fumar estrecha los pequeños vasos sanguíneos de las capas más externas de la piel, lo que disminuye el flujo sanguíneo y hace que la piel sea más pálida. Además, priva a la piel de oxígeno y nutrientes importantes para su salud.

Fumar también daña el colágeno y la elastina, las fibras que dan fuerza y elasticidad a la piel. Además, las expresiones faciales repetitivas que se hacen al fumar -como fruncir los labios al inhalar y entrecerrar los ojos para evitar el humo- pueden contribuir a la aparición de arrugas.

Además, fumar aumenta el riesgo de padecer cáncer de piel de células escamosas. Si fuma, la mejor manera de proteger su piel es dejar de hacerlo. Pida a su médico consejos o tratamientos que le ayuden a dejar de fumar.

Suero

Un suero puede ayudar a tratar problemas específicos, como las rojeces.

Tónico

El tónico se utiliza después de lavarse la cara, y ayuda a suavizar y calmar la piel mientras restaura los nutrientes.

Trata tu piel con suavidad

La limpieza y el afeitado diarios pueden pasar factura a tu piel. Para mantenerla suave:

Limita el tiempo de baño

El agua caliente y las duchas o baños largos eliminan los aceites de la piel. Limita el tiempo de baño o ducha y utiliza agua tibia, en lugar de caliente.

Evita los jabones fuertes

Los jabones y detergentes fuertes pueden eliminar la grasa de la piel. En su lugar, elige limpiadores suaves.

Depila con cuidado

Para proteger y lubricar la piel, aplícate crema, loción o gel. Para un depilado más apurado, utiliza una cuchilla limpia y afilada (Aunque es más recomendable el uso de una crema). Aféitate en la dirección en que crece el vello, no en sentido contrario.

Sécate con palmaditas. Después de lavarte o bañarte, sécate suavemente la piel con una toalla para que quede algo de humedad en la piel.

Hidrata la piel

Utiliza una crema hidratante según el tipo de piel que tengas.

Lleva una dieta saludable

Una dieta sana puede ayudarte a tener un aspecto y a sentirte mejor. Come muchas frutas, verduras, cereales integrales y proteínas magras. La relación entre la dieta y el acné no está clara, pero algunas investigaciones sugieren que una dieta rica en aceite de pescado o en suplementos de aceite de pescado y baja en grasas no saludables y carbohidratos procesados o refinados podría favorecer una piel más joven. Beber mucha agua ayuda a mantener la piel hidratada.

Controla el estrés

El estrés incontrolado puede hacer que tu piel sea más sensible y desencadenar brotes de acné y otros problemas cutáneos. Para fomentar una piel sana -y un estado de ánimo saludable- toma medidas para controlar tu estrés. Duerme lo suficiente, establece límites razonables, reduce tu lista de tareas y saca tiempo para hacer las cosas que te gustan. Los resultados pueden ser más espectaculares de lo que esperas.

Cuándo acudir al médico o al dermatólogo

Deberías acudir a un dermatólogo si tus problemas de piel no desaparecen con los productos de venta libre. El acné más grave, las cicatrices u otros problemas pueden requerir un tratamiento con receta, como antibióticos orales, anticonceptivos o retinoides tópicos recetados. Su dermatólogo puede realizar una extracción para quistes más profundos o manchas de acné que se atascan bajo la piel.

Recuerda que tu tipo de piel puede afectar al funcionamiento de los productos. El uso de un producto incorrecto, aunque sea natural, puede provocar brotes, empeorar las manchas o causar rojeces. Lo mejor es averiguar qué tipo de piel tienes y construir tu rutina de cuidado de la piel en torno a ella. También puedes tomar nota de los ingredientes de los productos para ver si algunos de ellos provocan reacciones cutáneas no deseadas.

 

error: El contenido está protegido
Exit mobile version