Si está planeando tener hijos, es natural que tenga preocupaciones. Puede que se pregunte si será un buen padre o madre, si podrá permitirse mantener una familia y cómo compaginará el trabajo con la crianza. También es posible que te preguntes: “¿Y si me arrepiento de tener hijos? “¿Y si me arrepiento de tener hijos?”.

Esta es una preocupación común, pero de la que rara vez se habla. Veamos por qué la gente se hace esta pregunta, qué es lo que suele causar estas preocupaciones, cómo decidir si tener hijos es adecuado para usted y qué hacer si acaba arrepintiéndose después de ser padre.

¿Es común arrepentirse de tener hijos?

La idea de que un padre pueda arrepentirse de haber tenido hijos es un concepto que está envuelto en la vergüenza. Se supone que los padres no deben sentirse así, ¿verdad? Pues bien, aunque la mayoría de los padres no suelen sentirse así -o no se sienten así durante períodos de tiempo prolongados-, no es un fenómeno totalmente infrecuente.

Los datos son limitados en cuanto a la cantidad exacta de padres que se arrepienten de tener hijos, probablemente porque no es un tema del que muchos se sientan cómodos hablando. Según un estudio de publicado en PLOS ONE -que analizó datos de Estados Unidos y Europa-, entre el 8 y el 17% de los padres se arrepienten de haber tenido hijos. Los investigadores del estudio señalaron que los padres de Polonia informaron de niveles más altos de arrepentimiento que los padres.

Los datos de este estudio relativos a los padres estadounidenses proceden de una encuesta de Gallup. En esa encuesta, se preguntó a los padres mayores de 45 años: Si pudieran volver a hacerlo todo, ¿cuántos hijos tendrían? Alrededor del 7% respondió que no tendría ningún hijo, lo que indica que puede que se arrepienta de haber tenido hijos.

¿Por qué se arrepienten los padres de haber tenido hijos?

Las razones por las que los padres se arrepienten de haber tenido hijos varían mucho de un padre a otro, y son complicadas. Como señala el estudio PLOS ONE, uno de los principales factores está relacionado con la presión que sienten muchos padres, especialmente las mujeres, para tener hijos.

Se espera que las mujeres quieran ser madres, y muchas sencillamente no sienten que tienen elección en el asunto, incluso si sospechan que tener hijos no es lo adecuado para ellas. Tener hijos cuando realmente no se desea tenerlos puede provocar un intenso sentimiento de arrepentimiento y una pérdida de identidad.

Otros factores que pueden estar en juego cuando un padre se arrepiente de tener un hijo son:

  • Una historia personal de experiencias adversas en la infancia.
  • Un historial de problemas de salud mental.
  • Un historial de problemas de salud física.
  • Problemas económicos o matrimoniales.
  • Tener un hijo con necesidades especiales.

Un estudio publicado en el Journal of Family Issues examinó los mensajes de Reddit para tratar de entender por qué los padres a veces se arrepienten de haber tenido hijos. Curiosamente, la mayoría de los padres no parecían arrepentirse exactamente de haber tenido hijos, sino que decían que se arrepentían de algunas de las circunstancias que rodeaban la creación de sus familias. Entre ellas, el momento de tener hijos, el número de hijos que tuvieron, los sacrificios que tuvieron que hacer, sus parejas y los aspectos de la sociedad que dificultaron el tener hijos.

Con menor frecuencia, los padres de Reddit expresaron su arrepentimiento por haber tenido hijos difíciles, por identificarse como “malos” padres, por tener aversión a ser padres y por desear una vida sin hijos. Estos padres comunicaron que, si pudieran volver atrás y hacerlo todo de nuevo, no habrían tenido hijos.

Cómo decidir si debes tener hijos

La decisión de tener hijos puede ser tensa. A menudo existe una gran presión por parte de los demás -especialmente de la familia- para tener hijos. También es posible que experimente una presión interna. A veces, usted puede tener un punto de vista diferente al de su pareja, lo que puede suponer una tensión extrema en la relación. Otro factor puede ser la expectativa social de que parte de crecer y convertirse en adulto es formar una familia.

Pero no hay una respuesta correcta a la hora de tener o no hijos. Es un mito que tener hijos es lo que te convierte en un “verdadero” adulto, o que tener hijos completará tu vida y te hará feliz. Vivir sin hijos es la mejor opción para muchas personas.

Al tomar la decisión de tener o no hijos, tienes que sopesar factores como tu situación vital, tu edad, tus finanzas, así como tu matrimonio, tu pareja o la falta de ella. De nuevo, no hay una respuesta “correcta”; es una decisión compleja y profundamente personal.

Algunas personas no quieren tener hijos debido a traumas pasados o condiciones psicológicas.

Si crees que éste puede ser tu caso, pero en el fondo sientes que te gustaría tener hijos algún día, deberías considerar la posibilidad de acudir a un terapeuta para resolver algunas de estas preocupaciones. En cualquier caso, el asesoramiento o la terapia pueden ser una gran opción para averiguar si tener hijos es adecuado para ti.

Qué hacer si te arrepientes de haber tenido hijos

Algunos padres tienen fuertes sentimientos de arrepentimiento cuando tienen hijos, sentimientos que no pueden dejar de lado y que parecen durar. Otros padres pueden experimentar pensamientos o sentimientos de arrepentimiento más transitorios. Lo cierto es que casi todos los padres han pensado en algún momento que su vida habría sido más fácil si no hubieran tenido hijos.

Agotamiento y arrepentimiento

La crianza de los hijos puede ser a veces un gran reto, y muchos padres son propensos a experimentar el agotamiento de la crianza. Según la Asociación Americana de Psicología (APA), el agotamiento en la crianza de los hijos no sólo implica el agotamiento y el agotamiento extremos, sino que puede implicar el distanciamiento deliberado de los hijos, e incluso la sensación de que no le gustan sus hijos y no quiere estar cerca de ellos.

Como resultado de estos sentimientos, los padres quemados pueden sentirse como “malos” padres y pueden experimentar culpa y vergüenza por cómo se sienten respecto a sus hijos. Estos sentimientos pueden parecerse a algunas de las emociones que experimentan los padres que se arrepienten de haber tenido hijos.

Si cree que puede estar experimentando el agotamiento de los padres, en lugar de arrepentirse por completo de haber tenido hijos, hay algunas cosas que puede hacer para sentirse mejor, como, por ejemplo: Compartir sus sentimientos con un ser querido de confianza o con un terapeuta.

Trabajar en formas de manejar su estrés

Considerar si hay formas de delegar algunas de sus responsabilidades, como hacer que su pareja colabore más o contratar ayuda para el cuidado de los niños o la limpieza de la casa.

Tómese pequeños descansos cuando pueda; incluso un paseo de cinco minutos alrededor de la manzana puede ayudarle a desestresarse.

Reevalúe lo que significa ser un buen padre; reconozca que la perfección en la crianza de los hijos es imposible y que “lo suficientemente bueno” es lo que hay que hacer

¿Podría ser una depresión posparto?

Si se arrepiente de ser madre poco después de serlo, es posible que esté sufriendo un trastorno del estado de ánimo posparto, como la depresión posparto. La depresión posparto afecta a 1 de cada 9 padres primerizos y se caracteriza por sentimientos de vacío, desesperanza, irritabilidad, pensamientos acelerados, insomnio y tristeza.

Sentirse separada o desconectada de su bebé, sentir que no quiere a su bebé o sentir que es una mala madre son también síntomas comunes de la DPP, y pueden hacerle sentir que se arrepiente de haber tenido hijos. La buena noticia es que la DPP es tratable, normalmente mediante una combinación de terapia y medicación. Es posible volver a sentirse como uno mismo, y sentirse más unido a su bebé.

Consejos para controlar el arrepentimiento de los padres

Algunos padres experimentan sentimientos duraderos de arrepentimiento, y estos sentimientos pueden ser difíciles de manejar, especialmente porque arrepentirse de tener hijos es un tema tabú para empezar. He aquí algunos consejos para gestionar estos sentimientos:

Es muy importante no guardarse los sentimientos ni tratar de ocultarlos. Esto normalmente sólo intensifica el arrepentimiento y hace que sea más difícil de sobrellevar.

A veces, nuestras expectativas sobre lo que debería ser la crianza de los hijos y lo que es en realidad no coinciden, y eso está bien. Hacer las paces con la realidad de la crianza de los hijos puede ayudarte a sentir menos arrepentimiento.

Encontrar a otros padres con los que hablar que también sientan arrepentimiento puede ayudarle a sentirse menos solo.

Hablar con un terapeuta o consejero sobre tus sentimientos puede ayudarte a entenderlos mejor, a hacer las paces con ellos y a descubrir cómo puedes afrontarlos.

Arrepentirse de haber tenido hijos puede ser una experiencia solitaria y difícil. Es importante saber que no estás solo y que no todos los padres consideran que tener hijos es una experiencia satisfactoria o gratificante. No eres una mala persona si te arrepientes. Puede ser útil hablar de tus sentimientos con un amigo o familiar cercano, y si los sentimientos son abrumadores o afectan a tu salud mental, es muy recomendable pedir una cita con un terapeuta o consejero.

Cómo afrontar el estrés de los hijos en el matrimonio

A veces, la llegada de los hijos puede provocar problemas matrimoniales que no se esperaban. Es una experiencia común: Tenías una relación maravillosamente romántica, pero cuando añades los hijos a la mezcla, todo es un poco más estresante, menos romántico y menos satisfactorio.

Añadir hijos a la mezcla acerca a la pareja, pero no siempre de la forma que se espera. Aunque los problemas matrimoniales pueden ser habituales tras el nacimiento de los hijos, hay medidas que puedes tomar para proteger tu relación.

Desafíos del matrimonio con hijos

La cruda realidad es que una gran proporción de personas considera que los hijos crean una cantidad significativa de estrés en su relación, sobre todo cuando los niños son pequeños.

Según el investigador Matthew Johnson, de la Universidad de Binghamton, en su libro Great Myths of Intimate Relationships: Dating, Sex, and Marriage, las investigaciones demuestran que esto es habitual. También se produce un descenso en la satisfacción de la relación tras el nacimiento del primer hijo.

Este descenso de la felicidad no desaparece hasta que los hijos abandonan el nido y, para entonces, muchas parejas se han divorciado o se han distanciado. He aquí algunos datos más:

Los hijos añaden estrés al matrimonio y la satisfacción conyugal disminuye drásticamente cuando los niños forman parte de la relación.2 Curiosamente, esto también ocurre con las parejas no casadas, por lo que el matrimonio en sí no es el culpable de que las relaciones se estanquen.

Los hijos crean estrés para los padres como individuos, así como para la pareja como unidad. No es de extrañar que las madres asuman la mayor parte del cuidado de los niños en la mayoría de las relaciones. Tampoco es de extrañar que este estrés afecte especialmente a las madres.3 El resto de las relaciones de la mayoría de las mujeres se deterioran en cierta medida a medida que el vínculo con sus hijos se hace más fuerte. El estrés de los hijos es universal.

No está aislado en determinadas clases sociales, ni siquiera en países o regiones concretas del mundo.

¿Quieres transformar tu vida de una vez y para siempre? RIQUEZA ILIMITADA 2.0 PARA MUJERES PROFESIONALES CON HIJOS, realizarás conscientemente una inversión del pensamiento cambiando aquellos que te alejan de la riqueza.

Los principales factores de estrés en las relaciones de los padres

Son muchos los factores que intervienen en este descenso de la satisfacción, y no son iguales para todos. Sin embargo, algunos factores estresantes son especialmente gravosos para una relación y para una persona. Los siguientes factores estresantes son especialmente difíciles.

Menos tiempo juntos

Debido a los intensos cuidados que se requieren y al hecho de que cualquier tiempo a solas que se produzca durante las horas de vigilia del bebé requiere el uso de una niñera, las parejas se encuentran naturalmente con menos tiempo para pasar juntos. También suelen tener menos energía para dedicarse el uno al otro cuando encuentran tiempo.

Cuando las parejas tienen un hijo, a menudo se sorprenden de la cantidad de trabajo que supone criar a un bebé, y los años de los niños pequeños también requieren mucho trabajo.

Evidentemente, esto puede afectar a la conexión que sienten, ya que tienen menos libertad para divertirse espontáneamente o disfrutar de días de ocio juntos, incluso los fines de semana.

Menos tiempo a solas

Tener hijos suele significar que los padres tienen menos tiempo para dedicarse a sí mismos. Esto puede significar menos tiempo para cosas como los viajes y los pasatiempos, pero también para el cuidado personal básico, incluyendo la forma física y la relajación.

Cuando los padres duermen poco y tienen poco tiempo para ocuparse de sus propias necesidades (como suele ocurrir con un nuevo bebé o un niño pequeño con muchas necesidades), pueden estar más estresados y ser más difíciles de tratar.

Cuando uno o ambos miembros de la pareja no están funcionando de forma óptima, especialmente si esto dura un tiempo prolongado, puede pasar factura a la relación.

Más exigencias para la pareja

Cuando un hijo entra en la relación, las parejas tienen que repartirse las responsabilidades en el cuidado de los hijos, incluso si ambos están de acuerdo en que la mayor parte del trabajo debe recaer sobre los hombros de uno de los padres mientras el otro se centra más en ganar dinero.

Esto puede llevar a la sensación de que la pareja es más una sociedad funcional que una sociedad romántica, ya que las parejas empiezan a sentirse más como compañeros de piso que como almas gemelas. Debido a estas exigencias adicionales y a la negociación necesaria, hay más posibilidades de conflicto.

Además, cuando los miembros de la pareja tienen responsabilidades diferentes, es posible que uno o el otro se sienta resentido si cree que está trabajando más; sin un marco de referencia de lo que el otro tiene que hacer, es más fácil que los nuevos padres sientan que deberían manejar las cosas de manera diferente y se sientan frustrados como resultado.

Circunstancias especiales

No todo el mundo experimenta los siguientes retos, pero pueden suponer una tensión especial para la familia. Se trata de circunstancias especiales que crean un estrés adicional importante:

  • Un niño con un temperamento de altas necesidades.
  • Un miembro de la familia con problemas de salud, incluyendo problemas de salud física y mental.
  • Tensión financiera extrema.
  • Falta de apoyo práctico de amigos, familiares o vecinos que puedan ofrecer ayuda.

Lo que los hijos aportan al matrimonio

La buena noticia es que, aunque algunos estudios demuestran que la satisfacción matrimonial no aumenta significativamente hasta que los hijos abandonan el nido, tener hijos merece la pena por otros motivos.

Los hijos aumentan nuestro altruismo

Otras investigaciones demuestran que dar a los demás y expresar altruismo es beneficioso para nuestro bienestar general, y tener hijos ofrece ciertamente oportunidades para dar de nosotros mismos.

Los hijos reducen la probabilidad de divorcio

Aunque los nuevos padres pueden sentirse menos felices, también son menos propensos a divorciarse después de tener hijos. Esto puede deberse a que están más motivados para mantener su relación de pareja por el bien de sus hijos, pero el mayor compromiso puede ayudarles a capear los desafíos que se les presentan y a mantener su conexión hasta que vuelvan los tiempos más felices.

Los propios padres dicen que merece la pena

Aunque estos retos pueden ser difíciles de afrontar para una pareja, prácticamente todos los padres dicen que los sacrificios que hacen merecen la pena y que no podrían (o no querrían) imaginar su vida sin sus hijos. Dicen que sus hijos dan sentido a su vida. Esto puede aportar importantes beneficios, ya que las investigaciones demuestran que quienes tienen un sentido en sus vidas tienden a ser más felices.

Cómo afrontar los problemas matrimoniales después de los hijos

Si te sientes estresado o con cierta tensión en tu relación, no estás solo y no necesariamente estás haciendo algo mal. Hay muchas cosas que puedes y debes hacer para salvaguardar tu propia felicidad y tu conexión con tu pareja.

Gestionar el estrés al que os enfrentáis como padres puede ayudaros a conservar la felicidad que habéis tenido y a construir más sentimientos y experiencias positivas de aquí en adelante.

Aunque estas cosas pueden ser difíciles de hacer, especialmente cuando te sientes cargado de responsabilidades, merecen la pena. Después de todo, los problemas matrimoniales son en sí mismos una carga, por lo que tomar estas medidas puede ayudar a aliviarlos.

Encuentre apoyo social

Tu pareja no es la única que puede ayudarte a aumentar la felicidad de tu relación. Los miembros de la familia, los amigos e incluso las personas que contratas pueden ayudarte a estresarte menos y a disfrutar más de tu tiempo juntos. Aquí tienes algunas ideas para que todo sea más feliz.

  • Pasa tiempo con tu pareja y haced cosas juntos sin tus hijos.
  • Consigue el apoyo de personas como amigos, padres, familiares o vecinos.
  • Cree un sistema de apoyo emocional en el que pueda hablar de los aspectos difíciles de la crianza y el matrimonio.

Encuentre formas de minimizar el estrés social, como los padres competitivos, los consejos no solicitados o su propia tendencia a la comparación social.

Practicar el autocuidado

Es importante que cuides de ti mismo y de tus propias necesidades, y no sólo de las de tus hijos. Es importante mantener tu cuerpo en buen estado de salud para que tengas la resistencia física y emocional necesaria para hacer lo que hay que hacer.

Asegúrate de que duermes lo suficiente, aunque tengas que pedirle a alguien que cuide a tus hijos para poder echarte una siesta.

Come de forma equilibrada y nutritiva.

Encuentra tiempo para ti siempre que sea posible. Reserve tiempo para no hacer nada si puede, pero incluso hacer recados solo puede ayudar.

Dedica tiempo a las aficiones o intereses que te gustan, aunque sea sólo unos minutos al día.

Trabaje para mantener el equilibrio

Se habla mucho del “equilibrio”, pero eso es porque es muy importante para controlar el estrés. Eso significa mantener un equilibrio en todas las áreas: equilibrar el trabajo con el juego, equilibrar la satisfacción de tus necesidades con las de tus hijos y las de tu pareja, equilibrar el tiempo que pasas fuera de casa y el que pasas con la familia, y otros equilibrios. He aquí algunas formas importantes de equilibrio en las que centrarse.

Crea un equilibrio entre las actividades de los niños, tus actividades, el tiempo de inactividad y el tiempo de sueño.

Haz suficientes cosas divertidas para crear recuerdos, pero no tantas como para sentirte abrumado: sé sincero contigo mismo sobre tu situación.

Elimine las tolerancias cuando sea posible, busque ayuda cuando sea posible y esté presente cuando sea posible.

Concéntrese en su estado de ánimo

La forma de ver las cosas puede afectar en gran medida a tu relación y a tu felicidad general. En este caso, hay muchas maneras de centrarse en mantener el estado de ánimo adecuado. Cualquiera de las siguientes puede aumentar su nivel de satisfacción en la relación.

  • Recuerda que los momentos difíciles son temporales y acabarán pasando.
  • Saborea las experiencias positivas.
  • Concéntrese en la gratitud.
  • Concéntrese en lo que está aprendiendo de sus hijos y en todas las formas en que enriquecen su vida.
  • Sepa que la disminución de la satisfacción marital es normal -y no es culpa suya ni de su pareja- pero que hay muchas cosas que puede hacer para aumentar la satisfacción también.
  • Mantenga una noche de cita regular.
  • Encuentre el humor en los desafíos.
  • Sea paciente consigo mismo, con su pareja y con sus hijos.
  • Diviértase en familia.
  • Mantenga amistades con otras familias y permanezca cerca de su familia (si estas relaciones son saludables).

También es importante buscar ayuda si la necesita. Esta ayuda puede adoptar la forma de un consejero matrimonial, un terapeuta individual, o incluso una simple niñera que pueda ayudar a aliviar parte de la presión y permitirles volver a ser los mismos de siempre.

Recuérdate a ti mismo que puede haber sacrificios, pero que vale la pena el esfuerzo. Disfrutar de los buenos momentos con tu pareja y tus hijos es la mejor manera de asegurarte de que los retos y el estrés no lastren tu relación. Al final, tu relación y tu vida son lo que tú haces de ellas.

error: El contenido está protegido
Exit mobile version